Gripe keto

atún
Pastel de pescado (rápido y sencillo)
19/09/2018
comida mexicana keto
Ke-Tortillas mexicanas!!!
23/09/2018

Llevo un par de viernes hablando de cetosis, de keto adaptación y de como me he sentido los primeros diez días, pero en ningún momento he abordado directamente el tema de la gripe keto, y pese a que hay un porcentaje de gente que al empezar una dieta cetogénica no lo sufre, una gran mayoría pasamos por este cúmulo de síntomas que nos hacen más difícil inicialmente la adaptación a la nueva dieta.

Ya lo hablábamos la semana pasada, estamos acostumbrados a ingerir un 50 % o más de las calorías de nuestra dieta en forma de hidratos de carbono, tenemos un cuerpo feliz de acumular grasa y más grasa para un invierno que nunca llega y nuestra nevera no deja de darle alegrías a nuestro cerebro en forma de azúcares simples (que sí, que tú no comes azúcar, pero tomas un montón de dátiles, pasas, fruta… amigo, eso es un carbohidrato simple). En el momento que dejamos de consumir esas cantidades de hidratos nuestro cuerpo se revela, se enfada y nos hace sentir mal. No solo tenemos el “mono” que nos provoca alejarnos de esos placeres mentales, es que encima nuestro organismo nos las está haciendo pasar moradas. Eso es la gripe keto.

Los principales síntomas de esta “dolencia” son:

  • Fatiga
  • Dolor de cabeza
  • Irritabilidad
  • Dificultad para concentrarte (“obnubilación”)
  • Falta de motivación
  • Mareos
  • Antojos de azúcar
  • Náuseas

Yo creo que los he sufrido absolutamente todo, en menor medida las nauseas y de forma permanente el dolor de cabeza y la dificultad para concentrarme… a día de hoy, con todo el resto de las dolencias superadas sigo teniendo un antojo increíble de fruta.

En general quince días son suficientes para curar de forma natural estos síntomas, sin embargo hay una serie de medidas que podemos realizar para mejorar nuestra situación en los momentos álgidos de la gripe.

1. Agua y sal

Los carbohidratos juegan un papel importante en la absorción de electrolitos, es por ello que es importante aumentar el consumo sobre todo de sodio y magnesio.

En el caso del sodio yo comencé a tomarme por la mañana un vaso de agua con un cucharadita de sal y un chorro de limón. La verdad, mano de santo.

En el caso del magnesio retomé la suplementación habitual que había dejado de lado durante el verano.

2. Añade más grasa

La grasa pasará a ser nuestro principal sustrato energético. Si reducimos drásticamente el consumo de carbohidratos y no aumentamos el de grasa nos encontraremos sí o sí faltos de energía. Recordad que el cuerpo no metaboliza muy bien las grasas porque está anquilosado, pierde muchos cuerpos cetónicos por la orina… si además no le damos suficiente cantidad de grasa la sensación de cansancio y pesadez será evidente.

3. Vuelve hacia atrás y hazlo progresivo

Si los síntomas son tan fuertes que te impiden la vida normal es momento de parar y pensar si no has hecho las cosas de forma demasiado radical. Quizás seas de las personas que necesitan entrar en cetosis progresivamente, de esta manera plantéate dos semanas de ir reduciendo los carbohidratos de forma progresiva hasta acabar en 20 gramos diarios. De esta forma la gripe keto pasará mucho más desapercibida.

4. Tu cabeza manda

Gran parte de los síntomas que vas a sufrir durante la gripe keto son mentales. Pasarás por fases en que querrás dejarlo, en que no le verás sentido, en que dirás que no vale la pena… Si decides empezar una dieta cetogénica hazlo por unas razones concretas, apúntalas en un papel y léelo cada vez que tengas una recaída. Tú eres fuerte, tú eres grande, tú eres importante…

Hoy por hoy os puedo decir que, a parte de mi obsesión por los plátanos a los que miro con un deseo que pone celoso hasta a mi marido, lo único que delata que estoy pasando una etapa diferente de alimentación es que he aumentado el consumo de café. Por algún motivo me calma tomarme un café solo con hielo, es mi golosina. Ahora tendré que desengancharme de eso también… No hay obsesión buena.

 

 

4 Comments

  1. Susana dice:

    Hola!! Acabo de comenzar con una dieta ceto guiada por el libro de marcos Vázquez. Me ha encantado leer que me siento igual que muchas otras personas con la horrible gripe ceto. Poco a poco. Fuerza para tod@s!!

  2. Irena dice:

    Hola Nur! Motivada por tu ejemplo y por el libro de Marcos que menciona Susana, he empezado a comer keto. De normal sigo una alimentación low-carb, pero si el domingo como patatas y cebolla de acompañante, pues tampoco me autoflagelo. Yo me conozco y contar alimentos, porciones, gramos, no me hace mucho bien por el estrés que me supone estar pensando en comida contínuamente, así que como alimentos muy muy muy bajos en carbohidratos pero no tengo restricciones de ningún otro tipo (como hasta quedar saciada, si me viene la regla y tengo antojos de comer más, pues seguramente augmente mi ingesta, etc.). Ahora llevo 4 días enteros comiendo keto, y no he notado nada: no se si estoy en cetosis o no pero de gripe, nada. Mi duda es: es posible que acostumbrada a comer low-carb, mi cuerpo tarde a entrar en cetosis? O que muestre menos síntomas de la keto-flu? O será que como cosas que juntas suponen más CH de lo que sería mi límite? En fin… gracias!!!

    • Barriga Sana dice:

      No todo el mundo pasa por la gripe keto, yo tengo amigos que entran y salen de cetosis como si nada. Quizás ya estabas muy acostumbrada y por eso no notas nada. Si quieres estar segura puedes comprarte las tiras reactivas en la farmacia y hacerte una prueba de cetonas en orina. Ya me contarás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Nuria Pons Ximénez
  • Finalidad: poder gestionar todos los comentarios del blog.
  • Legitimación: tu consentimiento para enviarte correos con la newsletter.
  • Destinatarios: tus datos serán guardados por Cubenode, mi proveedor de hosting.
  • Derechos: tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.