Financiers rellenos de frambuesa (paleo para niños)

Circuitos de recompensa

Antes de abordar cualquier cambio radical en nuestra alimentación, de pasarnos a la fuerza y descubrir los beneficios de la comida real, debemos embarcarnos en un periodo de reflexión y aprendizaje. Recordad lo que siempre os digo, vamos a adquirir un compromiso de por vida, un matrimonio largo con una forma nueva de alimentarnos, y por lo tanto deberíamos, como mínimo, pararnos un momento a valorar como va a cambiar nuestra vida.

Una vez que sabemos cómo, qué y por qué queremos realizar este cambio en nuestra alimentación tenemos que preparar a nuestro cuerpo para que pueda asimilarlo de la forma más correcta posible, para que nos responda correctamente a los cambios que vamos a introducir.  De eso quiero hablaros hoy, de la re-educación alimenticia.

Si habéis leído el libro de Carlos Pérez, Paleovida, estaréis familiarizados con el circuito de recompensas. Carlos explica de forma muy gráfica como debemos conseguir reiniciar el cuerpo humano.

Lamentablemente no tenemos un botón mágico que nos ponga en modo inicio, nosotros somos un cúmulo de actitudes heredadas, aprendidas, adquiridas y genéticas y en muchos casos nos es imposible diferenciar lo que es biológico de lo que es meramente social.

Cuando la gente con la que hablo me dice: “siempre tengo hambre y siempre me apetecen dulces” me apresuro a explicarles la diferencia entre apetito y hambre. Tener hambre es una necesidad fisiológica, la herramienta que utiliza el cuerpo humano para avisarnos que necesita alimento, energía, y esta controlada por mecanismos hipotalámicos. El apetito es una sensación aprendida, es ese deseo de comer sin hambre, solo por el placer que nos produce la ingesta de alimentos. ¿Por qué suele apetecernos siempre dulce? Sencillamente, el apetito está controlado por mecanismos no hipotalámicos, mecanismos de recompensa. El cerebro es un yonki del azucar, no la necesita en las cantidades que la tomamos pero le da igual, quiere más, y nos premiará con un placer inmenso si le proporcionamos glucosa en todas sus variantes.

Debemos reconocer cuando tenemos hambre y diferenciarlo de cuando tenemos apetito. Comer con hambre, beber con sed, recuperar los instintos primitivos y dejar que el cuerpo se regule solo con sus mecanismos hipotalámicos, de esta manera llegaremos al equilibrio perfecto.

Seguiremos hablando de este tema en otros post, pero mientras tanto, ¿os apetece una receta dulce para acallar las demandas del cerebro?

financier-frambuesa

 

Financier relleno de frambuesa

Ingredients

  • 100 gr de Ghee
  • 75 gr de harina de almendras
  • 50 gr de harina de castaña
  • Una cucharada de harina de algarroba
  • 5 claras de huevo
  • stevia líquida
  • compota de frambuesa
  • una pizca de sal
  • Una cucharada de almendras picadas caramelizadas (hechas en casa)

Method

  1. Precalentar el horno a 170 gr
  2. Mezclamos en un bol la harina de almendras, de castañas, la cucharada de harina de algarroba y la pizca de sal.
  3. Fundimos el ghee en el microondas lo justo para que quede líquido y mezclamos con las harinas con cuidado.
  4. Añadimos las mitad de las claras y la estevia líquida al gusto y batimos con firmeza. Cuando la masa sea uniforme añadimos el resto de las claras y volvemos a mezclar.
  5. En un molde de silicona añadimos la mitad de la mezcla y ponemos una capa gruesa de compota de frambuesas (la podemos hacer casera o elegir una entre las opciones naturales que hay en el mercado). Echamos encima el resto de la masa
  6. Cubrimos con una capa de almendras molidas caramelizadas (picamos las almendras y las tostamos en la sartén con estevia)
  7. Horneamos durante veinte minutos o hasta que al pinchar con un palillo este salga límpio.

El consejo de Nur

Hicimos también otra versión cubierta de chocolate negro y relleno de compota de higos. Estaba buenísima, pero era una verdadera bomba calórica. Hemos mejorado las proporciones y al retirar el chocolate negro y añadir un crujiente creemos que mejora mucho. En cualquier caso, si sois de dulce en vena, podéis probar la versión bomba. Si la hacéis en pequeños moldes tipo bizcocho veréis que os recuerda a un pastelito de la niñez. Si lo probáis ya nos diréis que os parece.

5 Replies to "Financiers rellenos de frambuesa (paleo para niños)"

  • comment-avatar
    Cristina Iglesias 19/01/2017 (08:47)

    Hola Nur.
    Dónde conseguís las harinas, Ghee (he tenido que volver arriba para ver cómo se escribe) y demás ingredientes “fuera de lo común”? Gracias.

    • comment-avatar
      Barriga Sana 19/01/2017 (10:17)

      Hola Cristina,

      Las harinas en Madrid las compramos en casa Ruiz, pero cada vez más las puedes encontrar en grandes superficies.
      El ghee lo he hecho yo en casa. Tienes bastantes recetas para hacerlo en Internet.

      Un beso

  • ¿Qué hay para comer? – Barriga Sana 01/02/2017 (23:29)

    […] hacerlo hemos usado la base del financier (receta aquí) y una crema de vainilla hecha a partir de la receta de las natillas paleo pero más espesas (4 […]

  • No sé qué comer hoy – Barriga Sana 14/02/2017 (00:53)

    […] y justo eso fue lo que más gustó. La receta es muy similar a la de los financiers que ya visteis aquí  pero en lugar de frambuesa usé compota de higo, hice una base con frutos secos, dátiles y miel y […]

  • ¿Qué has comido esta semana? – Barriga Sana 12/03/2017 (21:07)

    […] he experimentado de nuevo con los financier (tenéis la receta aquí) cambiando la mitad del ghee por mantequilla de almendras, por darle un toque salado (ya sabéis […]

Leave a reply

Your email address will not be published.

Positive SSL