Salsa de no queso para nachos (sin gluten, sin lacteos, sin azucar y vegana)

Manojo de zanahorias
Verduras glaseadas al microondas
29/07/2018
Gazpacho y trozos de deliciosa sandía
Gazpacho de sandía
05/08/2018

Una de las principales críticas que sufren las cocinas vegetarianas y veganas es la imitación que realizan de productos que no pueden comer. Continuamente oigo lo de ¿Para qué buscan texturas similares a la carne, si no la quieren comer que no la coman?, pero es que ellos no dejan de comer carne por su textura, ni por su sabor, lo dejan de comer por temas morales y por lo tanto tienen todo el derecho del mundo a buscar sus propios substitutos para seguir incorporando esos platos a su vida.

De alguna manera a mi también se me acusa de imitar aquellos platos que no quiero comer por sus ingredientes clásicos. Hago tartas, cupcakes, nachos o pizzas sin cereales… sí, entiendo que alguna gente piense que son trampas al solitario, pero para mi la cocina es diversión, invención, aprendizaje y placer. No puedo comer la pizza clásica… pues me invento una con brocoli, ¿no es ingenioso?. A mi me lo parece.

Continuando con la cocina vegana os diré que me estoy volviendo loca con el tema de los quesos… Los he probado ya en varios restaurantes y están espectaculares, de verdad, me encantan. Quiero hacer un curso para profundizar más en ellos y poder compartir recetas diferentes con vosotros, pero mientras tanto he aprendido a hacer una salsa de no queso buenísima que es sencillísima e ideal para acompañar a los nachos que os enseñé a hacer el otro día en el blog (receta de nachos con pico).

Os lo digo de corazón, en la cocina, y en el resto de la vida, intentad acercaros a todo sin perjuicios estandarizados. Mientras no hagáis daño a nadie, experimentad, difrutad, descubrid… y las ideas encapsuladas que se queden en un cajón. No os dejéis nada por vivir, mañana podríais arrepentiros de lo que podía haber sido y jamás fue.

Salsa de no queso para nachos

Ingredientes de la receta

  • 2 patatas
  • 2 zanahorias
  • 4 cucharadas de levadura nutricional
  • 100 ml de agua (la retiramos de la cocción)
  • 1 cayena
  • 1/2 cucharadita de cebolla en polvo
  • Ajo
  • Sal

Preparación

Paso 1

Pelamos las patatas y las zanahorias, las cortamos en trozos, las cubrimos de agua y las ponemos a hervir hasta que estén tiernas.

Paso 2

Separamos 100 ml del agua de cocción.


Paso 3

Ponemos en un bol las patatas, las zanahorias, la levadura nutricional, sal, una cayena (si no nos gusta nada el picante obviaremos este paso), el aho y la cebolla en polvo y con ayuda de una batidora trituraremos todo. Añadiremos agua poco a poco hasta obtener la textura deseada (debe parecer el queso fundido con el que se acompaña los nachos).

Paso 4

Corregimos de sal y servimos.

El consejo de Nur

A mi me encanta el picante, y por lo tanto me es imprescindible la cayena (o una puntita de cayena en polvo, como 1/4 de cucharita), pero si no es así podéis jugar con otras especias. Si añadís pimentón rojo dulce obtendréis un sabor diferente y si le ponéis pimentón rojo picante o ahumado obtendréis otra. Teniendo en cuenta la base podéis experimentar con diferentes sabores. ¡Espero que os guste!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Nuria Pons Ximénez
  • Finalidad: poder gestionar todos los comentarios del blog.
  • Legitimación: tu consentimiento para enviarte correos con la newsletter.
  • Destinatarios: tus datos serán guardados por Cubenode, mi proveedor de hosting.
  • Derechos: tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.