Tarta unicornio, sin gluten, sana y divertida

Nervios, comidas y un catarro
17/12/2017
gracias
Gracias
22/12/2017
tarta multicolor

Este es el año de los unicornios. Los he visto en pijamas, chaquetas, camisetas, bolsos, tazas, platos… incluso en zapatos que no sé qué alma perdida podrá utilizar

Y yo, que en el fondo soy una fashion victim, no me iba a comprar ninguna prenda de ropa con semejante estampado brillante (excesiva sobredosis de purpurina para mí) pero pensé, ¿una tarta de unicornio funcionaría?.


En realidad esta semana tenía programada la receta del plato principal de nuestra cena de Navidad, pero os compartí la foto de la tarta de colores (que puede ser de unicornio cómo puede ser de arcoíris o cómo de lo que vosotros queráis) en instagram y facebook y me enviasteis un montón de mensajes pidiendo la receta. Papás y mamás la queríais hacer como postre de Navidad, alguna tía molona me dijo que la iba a hacer con sus sobrinos e incluso hubo un abuelo que me comentó que su nieta sería eternamente feliz si le presentaba una tarta como esa… así que mis amores, ¿cómo os voy a decir que no?, más cuando estas son fechas para los niños y esta tarta no puede tener un mejor público que ellos.

Yo he usado unos colorantes naturales de la marca PME en tres colores rojo, amarillo y azul y he ido haciendo mezclas. Los podéis encontrar en tiendas de repostería y en algunas páginas web. Sé que en Mercadona venden colorantes, pero no tengo idea de que composición tienen y los que no os recomiendo para nada son los de la marca vahiné, que incluso advierten que pueden tener efectos adversos sobre la salud infantil (en su propia página señalan que puede tener efectos negativos sobre la actividad y la atención de los niños). Otra opción es que vosotros mismos fabriquéis vuestros colorantes. ¿Cómo?, os paso varias páginas que os lo explican:

cosascaseras.com
Se puede usar verduras y especias para hacer colorantes alimenticios naturales caseros. No son difíciles de hacer y les encanta a los niños.
   
www.cocina.es
¿Quieres hacer tus propios colorantes naturales alimentarios? Declara la guerra a los químicos y toma nota de los ingredientes capaces de dar color a la comida.

En definitiva yo usaría remolacha para extraer el color rojo, azafrán para el amarillo y espirulina para el azul, pero como veis hay un montón de opciones. Puede ser incluso más divertido dedicaros a sacar los colores con los niños antes de hacer la tarta, seguro que se sorprenden un montón cuando vean que de un alga extraéis un precioso color azul.

Por otra parte tenemos dos opciones en cuanto a la base: con y sin horno. Yo os presento una opción con plátano macho maduro que sí necesita horno, pero podéis hacer una misma opción con frutos secos picados con miel y prensados en el fondo de la base del molde que vayáis a usar.

Finalmente podéis usar queso crema sin lactosa o la crema de anacardos (esta opción es mucho más saludable) que os enseñé a hacer en la receta de los entrantes navideños.

Dicho todo esto nos ponemos los delantales (nosotros y los niños), nos lavamos las manos y a pringarnos de colores.

Tarta unicornio

Ingredientes de la receta

  • 1 platano macho maduro
  • 50 gr de ghee
  • Miel cruda
  • Parte sólida de una lata de leche de coco (tenemos que poner la lata en la nevera la noche antes)
  • Queso crema sin lactosa o queso crema anacardos
  • Colorantes naturales (tres colores: amarillo, rojo y azúl)
  • Virutas de chocolate negro

Preparación

Paso 1

Si optáis por hacer la base con frutos secos solo picad los frutos secos en una picadora junto con una cucharadita de miel. Presionamos en el fondo del molde y ponemos en el congelador mientras se endurece. En mi caso la peque aún no toma frutos secos con lo cual he hecho la base de plátano macho. Para ello vamos a poner en el vaso de la batidora el plátano macho maduro cortado junto con 50 gr de ghee y una cucharadita de miel. Lo batimos y ponemos en el fondo del molde apretando bien. Lo ponemos en el horno precalentado a 170 grados durante unos 20 minutos o hasta que tenga un color dorado. Sacamos y dejamos enfriar completamente. Ponemos en la nevera para que empiece a endurecerse.

Paso 2

Ponemos en un bol la parte sólida de una lata de leche de coco junto con una cucharada grande de miel cruda y batimos con una batidora de varillas (ya sabéis que las varillas tienen que estar también muy frías así que mejor si las habéis dejado en la nevera junto con la leche de coco toda la noche anterior). Aunque os parezca mentira con cierta paciencia se monta como la nata y conseguimos una textura esponjosa. Añadimos el queso crema o la crema de anacardos y volvemos a batir para conseguir que todo se integre y adquiera una textura homogénea. Comprobamos si tiene el dulzor adecuado.


Paso 3

Dividimos nuestra mezcla en recipientes más pequeños para empezar a crear nuestros colores. Yo he hecho cuatro mezclas, rosa (unas cuatro gotas de rojo sobre la base blanca), azul cielo (cuatro gotas de azul sobre la base blanca), amarillo pastel (unas cuatro gotas de amarillo sobre la base blanca) y verde pastel (dos gotas de azul y dos gotas de amarillo). Podéis hacer una mezcla de color lila (añadiendo cinco gotas de rojo y dos gotas de azul), un color azul más intenso (aumentando el color rojo), un verde más intenso (modulando la mezcla de amarillo y azul). Si solo tenéis un colorante, por ejemplo el rojo, podéis hacer una tarta preciosa en degradado, poniendo más o menos cantidad de colorante y pasando por varios tonos de rosa.

Paso 4

Ponemos una primera capa del color que hayamos elegido primero. Cubrimos toda la base y llevamos al congelador unos treinta minutos. Mientras tanto mantenemos el resto de colores en la nevera. Pasado este tiempo habrá endurecido y podremos poner la segunda capa y volver a congelar durante otra media hora. Seguiremos el mismo procedimiento hasta completar toda la tarta. La última capa la cubriremos con virutas de chocolate.


Paso 5

Esta tarta debe mantenerse en el congelador hasta que vayamos a consumirla. La sacaremos una media hora antes de tomarla para que adquiera la consisténcia de una tarta helada y lamentablemente no podremos volver a congelarla (una vez rota la cadena de frío no recomiendo volver a congelar nada, esto podéis aplicarlo a cualquier alimento), así que tendréis que hacer el esfuerzo de comérosla toda, pero el sacrificio valdrá la pena.


El consejo de Nur

Yo soy de la opinión que cada cosa tiene su color y que el color más bonito es el original... sin embargo de vez en cuando es divertido jugar a pintar como un niño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Nuria Pons Ximénez
  • Finalidad: poder gestionar todos los comentarios del blog.
  • Legitimación: tu consentimiento para enviarte correos con la newsletter.
  • Destinatarios: tus datos serán guardados por Cubenode, mi proveedor de hosting.
  • Derechos: tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.