Whole30 semana 2: En el meollo del proceso

Si hubiera tenido que basar mi decisión de continuar o dejar el whole en mi experiéncia con la primera semana, es muy probable que hoy os estaría informando de mi abandono. Ya os comenté que, exceptuando un poco de afección a piel y cabello, no había notado ninguna alteración física importante, pero en cuanto al carácter fué otro cantar. Estuve, enfadada, triste, algo melancólica por momentos, y no hacía más que preguntarme, ¿por qué estoy haciendo todo esto?. Toda esta situación ha cambiado de golpe, y si bien esta semana he estado viajando por Escocia y he tenido que hacer verdadera magia para conseguir cumplir el whole y verdaderos esfuerzos por no pecar con algún capricho (que aún siendo paleo no era whole) me he sentido muy feliz y muy orgullosa de mí misma.

Para una cocinitas como yo las restricciones del whole me cortaban las alas. Las posibilidades de cocinado respetando las restricciones me parecían simples y poco creativas, y la imposibilidad de inventarme nuevas recetas me entristecía. Esta semana he descubierto que un whole también tiene muchas posibilidades y solo es cuestión de volver a hacer un nuevo reset, igual que hice cuando empecé mi vida paleo, para adaptarte a las nuevas circunstancias. Es un proceso de aprendizaje, ahora soy capaz de verlo.

Siguiendo con la tónica de la semana pasada voy a dividir mis evaluaciones semanales en dos grupos: físicas y mentales.  Os recuerdo, es mi experiencia y no tiene que ser ni siquiera similar a la de otra persona de mí misma condición. Todo lo que os cuento es para que vosotros tengáis la posibilidad de conocer y comparar con vuestras propias reacciones. Si estáis sufriendo alguna consecuencia diferente en vuestro whole, nos encantará que nos lo contéis, de esta manera podremos ayudar a más gente.

EVALUACIÓN FÍSICA
* Digestiva: Al igual que la semana pasada mi sistema digestivo ha funcionado perfectamente. Nada de descomposiciones, ni si quiera el estreñimiento del viajero. No he teñido molestias abdominales,ni gases, ni mal aliento. Supongo que a estas alturas del whole ya es muy probable que no aparezca ningún síntoma de este tipo.
* Piel y cabello: Este ha vuelto a ser mi talón de Aquiles. Sigo notando la piel extremadamente seca pese a que el eccema del cuello ya ha desaparecido. Es cierto que puede estar resintiéndose por el sol, los viajes en avión, el cambio de climatología… pero no recuerdo que algo así me haya pasado con anterioridad. Al final no es nada que no pueda solucionarse con un chute extra de crema hidratante. Por otra parte el cabello, ¿qué puedo decir? Solo se me ocurre una palabra: maraña. Pensad en Mogli, ¿lo tenéis en mente?, él iba peinado comparado conmigo.
* Sistema motor: Justo el día antes de venir a Escocia salí a correr diez kilómetros y batí mi propio récord, jamás había corrido tan lento. Eso no sólo vamos a achacarlo al whole, también tiene que ver con la imposibilidad de hacer un circuito lineal y tener que recurrir al circular (me desmotiva completamente correr en círculo), al clima y a que dos días antes había salido a hacer un trail running que me dejó destrozada. Estos días el único deporte que he hecho ha sido turistear, mañana empiezo de nuevo con los entrenamientos.
* Aspecto físico: Está semana me ha bajado la regla, lo cual significa que he estado más hinchada, pero por lo demás no noto ningún cambio significativo en mi cuerpo. Sinceramente, yo estoy convencida de que voy a engordar con el whole porque como más que antes y estoy haciendo menos deporte, sería lógico que así fuera, pero es solo una sensación.

EVALUACIÓN MENTAL
Sin duda el cambio más importante de esta semana ha sido mi salud mental. He dejado atrás el malhumor y la tristeza y he disfrutado de un viaje inolvidable. El saber que he podido cumplir mi whole en Escocia, donde a priori todo tiene gluten, lácteos o legumbres o todo ello junto, me ha dado fuerzas. Además he estado tomando nota de la gastronomía local y creo que me voy a animar con una receta scotish para vosotros la semana que viene. Olvidaros de las beans y el scotish breakfast, hay un mundo suculento detrás.

¿Empezamos la tercera semana?

No Replies to "Whole30 semana 2: En el meollo del proceso"

    Leave a reply

    Your email address will not be published.

    Positive SSL