Tribulaciones sobre la realidad de las dietas y los procesos oncológicos

Hoy tocaba entrada sobre el ayuno intermitente y el cáncer, pero he decidido compartirla la semana que viene y hacer  con vosotros una reflexión sobre teorías y realidades de las dietas y los diferentes procesos patológicos, sobre todo del cáncer. No esperéis un artículo estudiado, justificado, ni con referencias externas que apoyen una u otra teoría, hoy solo vengo a hablar desde el corazón y tal y como creo que es  la realidad del desarrollo de una enfermedad y de la predisposición al paciente a una dieta.

La semana pasada escribí una entrada sobre cetosis y cáncer y os hablé de como muchos estudios extraían conclusiones positivas pero no definitivas sobre como favorece una dieta cetogénica al tratamiento contra el cáncer ¿Por qué no son definitivas? sencillamente porque la adherencia a la dieta era tan compleja que los pacientes que conseguían mantenerse en cetosis mostraban una mejoría susceptible frente a los que no se mantenían, pero no suponían un porcentaje suficiente y necesario para considerar el estudio viable. En llano castellano: que no había suficiente gente capaz de seguir la dieta durante el proceso de tratamiento oncológico como para que sus resultados se pudieran considerar significativos. La gente dejaba la dieta a la mitad.

A raíz de ese artículo me escribisteis algunas personas para pedirme más información y me contasteis casos vuestros, de amigos o compañeros con cáncer colorrectal, de mama, de vejiga, e incluso con alguno llegamos a comentar que nos parecía increíble, sabiendo que un cambio en la dieta podía ayudar a frenar la enfermedad, que la gente no fuera capaz de seguirla y de sacrificarse durante un tiempo.

Esta semana he tenido dos sesiones con pacientes que están en pleno proceso de quimioterapia  (segunda y tercera sesión respectivamente), ya sin pelo,  con algún problema derivado del tratamiento: poliuria, nauseas, un trombo… y me he dado de bruces con la realidad y me veo obligada a rectificar mi pensamiento: No me parece increíble que los pacientes de cáncer, u otras patologías graves, no sean capaces de seguir una dieta cetogénica, me parece increíble que, con todo lo que están pasando, con todo el desgaste físico, psicológico, familiar y social que están viviendo, con el pañuelo, la peluca, sin uñas, sin poder detectar el sabor de muchos alimentos, con nauseas y todo lo demás, sean capaces de seguir luchando y enfrentándose conmigo a una dieta que no les deja comer ni una raja de sandía.

Hoy solo quería mandar un abrazo a Carme, César, Pamela, Ángeles y Mª Cruz por ser unos luchadores increíbles y por dejarme estar a vuestro lado en todo este proceso. Os admiro.

No soy unos supervivientes más, sois unos guerreros que jamás os daréis por vencidos. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: BARRIGA SANA, S.L.
  • Finalidad: poder gestionar todos los comentarios del blog.
  • Legitimación: tu consentimiento para poder interactuar contigo en los comentarios.
  • Destinatarios: tus datos serán guardados por Cubenode, proveedor de hosting.
  • Derechos: tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.