Llegó la Navidad, comeremos turrón…

He de deciros de antemano que a mi los dulces navideños siempre me han dado un poco igual, de hecho ahora no tomo absolutamente nada y antes de las intolerancias me comía un polvorón o dos en todas las navidades y alguna fruta escarchada con chocolate una noche especial… pero el turrón, eso es otro cantar.

Para gustos los colores, pero yo con el turrón soy muy clásica. No me traigáis ninguno de esos sabores extraños que han surgido de repente (turrón de fresas y champagne, de piña o de arroz con leche), yo de jijona, de chocolate, de yema y poco más, así que eso es lo que vamos a hacer hoy: turrón casero lo más sano posible. Tened en cuenta que es un dulce, una golosina, por sanos que sean sus ingredientes el consumo debe ser puntual y comedido. Si haces una tableta de turrón y te la comes en una tarde tu pico de glucosa será de aupa, igual que si te tomaras una tableta normal. En la moderación esta el equilibrio.

Yo me he comprado un molde para hacer turrón, pero he visto en la red que varias personas lo elaboran cortando un tetabrik a lo largo  y forrándolo con papel film para desmoldarlo mejor, ya sabéis que cuanto más reciclemos mejor.

Adelante con nuestros turrones

Turrón de jijona sin azucar

  • 300 g de almendra cruda entera
  • 200 g de miel
  • 1 clara de huevo

Lo primero que vamos a hacer es tostar nuestras almendras, para ello precalentaremos el horno a 170 grados y extenderemos nuestras almendras sobre la bandeja del horno forrada con papel vegetal. Hay que ir controlando las almendras y removiéndolas continuamente (estarán unos cinco minutos o un poquito más). Ojo con como tostáis vuestras almendras, si os pasáis de tueste el turrón quedará amargo. Deben estar de un delicioso color dorado.

Cuando tengamos las almendras tostadas, las apartamos y dejamos enfriar. Mientras tanto, montamos las claras a punto de nieve a la que poco a poco incorporaremos la miel  para que no se bajen (ojo con la temperatura de la miel, debe estar líquida, quizás necesitéis calentarla un poco). Picaremos las almendras muy finas con ayuda de un procesador de alimentos  o una batidora y lo incorporaremos a las claras con miel y removeremos con movimientos envolventes hasta crear una masa homogénea, es el momento de llevarla al molde.

Ojo, no os desesperéis, la masa es muy pegajosa, hay que ir poniéndola con cuidado y presionando para que el turrón quede compacto. Cubrimos el molde con un poco de papel vegetal y ponemos peso encima (un libro o similar ) y llevamos a la nevera.

Dejadlo enfriar al menos ocho horas y, si habéis usado el mode casero, ayudaros para desmoldarlo del papel film (usadlo después para envolver el turrón y conservarlo). Está más bueno que el de la tienda… ya me diréis.

Turrón crujiente de chocolate

  • 70gr Aceite de coco
  • 60gr Cacao puro en polvo
  • 1 cucharada y media de miel pura
  • 20gr Copos de quinoa

Es tan sencillo que no debería ni ser una receta. Mezclamos el aceite de coco, el cacao puro y la miel hasta conseguir una masa homogenea, echamos en el molde y vertemos por encima nuestros copos de quinoa. 8 horas en la nevera y a servir. ¿Fácil? facilísimo.

Turrón de yema

  • 250 g de almendra tostada picada
  • Ralladura de limón
  • 2 cucharadas de miel
  • 40 ml de agua
  • 3 yemas de huevo
  • Canela molida al gusto (opcional)
  • 30 gr de azucar de coco molida
Desmoldamos y podemos comerlo así o tostarlo. Para ello espolvoreamos nuestro turrón con el azucar de coco molida y quemamos con ayuda de un soplete.
Turrón de coco
  • 300g de almendra sin piel
  • 1 cucharada y media de miel
  • 1 cucharada de la parte sólida de una lata de leche de coco
  • 5 cucharadas de coco rallado

Vamos a tostar las almendras igual que hacemos en el turrón de jijona. Mientras se hacen llevaremos a punto de nieve una cucharada grande de la parte sólida de una lata de leche de coco (recordad que para llevar a punto de nieve hace falta que tanto la leche como las varillas de la batidora estén muy frías). Añadiremos la miel y seguiremos batiendo hasta conseguir una mezcla homogenea y esponjosa. Picamos las almendras muy finas y las mezclamos con el coco rallado. Añadimos a la leche de coco y la miel y mezclaremos con movimientos envolventes para no bajarla.

Vertemos en nuestro molde, tapamos con un papel vegetal y ponemos un peso encima. Dejamos en la nevera mínimo ocho horas. Podemos espolvorear con coco rallado antes de servir.

 Trucos de cocinitas

  • Al turrón de jijona le podéis añadir ralladura de limón y canela, es otro rollo…
  • Si al turrón de jijona o al de coco cuando ya están completamente cuajados le echáis una capa de chocolate negro por encima y lo dejáis enfriar… hablamos de otro nivel… hablamos de EL TURRÓN
  • Si no os gusta mucho la mezcla del cacao con el aceite de coco para hacer el turrón de chocolate, lo podéis elaborar usando chocolate para postres superior al 85%.

 

No Replies to "Llegó la Navidad, comeremos turrón..."

    Leave a reply

    Your email address will not be published.

    Positive SSL