Cous cous de coliflor paleo

Personas tóxicas

Llevo un tiempo hablándo de los famosos tóxicos invisibles, aquellos que encontramos en la pasta de dientes, en las cremas de protección solar, en los productos que usamos para hidratar el rostro… y nunca os he hablado del que es más nocivo para mí, las personas tóxicas.

Este tipo de personas son aquellas que nos hacen sentir siempre mal, que hacen que pensemos que tenemos la culpa de situaciones que, en realidad, no se producen por nuestra causa, que nos utilizan, que anulan nuestra personalidad o que siempre necesitan acaparar nuestra atención con sus problemas y no dejan jamás que huyamos hacia páramos más felices. Son personas que tenemos en casa, en el trabajo, en el entorno emocional o familiar y que nos pesan como una losa aún sin nosotros saberlo.

Debemos aprender a reconocer de inmediato a este tipo de persona para eliminarla de nuestro entorno y comenzar a respirar. Este es el primer tóxico que debemos limpiar de nuestra vida porque sin ellos todo irá mucho mejor.

¿Cómo reconocer a la gente tóxica?

Casi todos los psicólogos coinciden en que existen al menos siete tipos de personas tóxicas, identificadas por el perfil más acusado de su personalidad, aunque suelen combinar varios de ello:

Envidioso: Es aquel que siempre desea aquello que tu tienes pero si no puede conseguirlo intentarán boicotearte. Ese vestido no te queda tan bien, ese trabajo no es tan bueno, estas demasiado delgada, eso que comes no te sienta bien.

Autoritario: normalmente son personas muy inseguras que han conseguido un puesto de poder de manera que siempre dudan de todo aquello que se hace a su alrededor, piensa que siempre se está hablando de ellos, criticándolos, menospreciándolos… así que habitualmente responden con humillaciones, órdenes absurdas y amenazas.

Manipuladores: Son los más abundantes, los hay en todos los entornos y son muy difíciles de detectar sobre todo si tu eres la víctima de de su manipulación. Es una persona atenta que empatiza contigo pero consigue anular tu personalidad y llevarte a su terreno. Son personas que anulan la personalidad del que tienen enfrente.

Pesimista: Son los vampiros de energía y todos conocemos uno. Todo está mal para ellos, el trabajo es una porquería, el menú del restaurante es horrible, el viaje que estáis haciendo está saliendo mal. Tienen el poder de ponernos muy tristes. Huid de los vampiros de energía, dejadlos muy lejos.

El sociopsicópata: Son los más peligroso, son personas impulsivas que no establecen límites afectivos y no sienten remordimientos cuando hacen daño a los demás. No dicen lo siento, no les importa que llores, o que te sientas mal. Te harán lo que más te duela y luego te miraran mientras lloras y te dirán: de verdad chica, que sensible eres, así vas por mal camino.

El descalificador: No le cuentes nada porque es ese típico amigo, familiar o compañero de trabajo que va a utilizar cualquier confidencia para descalificarte delante de terceros para sentirse superior. Es esa amiga del instituto a la que le contabas que te había salido un grano en la frente que estabas tapando con el flequillo y delante de todo el grupo de clase decía: recógete el pelo que todos veamos que eres un unicórnio. Eso sí, si te enfadabas: chica, como eres, solo estaba bromeando…

El neurótico: Otro inseguro, pero sin poder. Piensa que todos hablan de él… pero como no quiere sentirse mal va a convencerte de que todos hablan de vosotros. Todo lo malo que piensa que le pasa va a convencerte de que te pasa a ti también. No quiere sentirse solo en su miseria, te arrastrará con él.

Si queréis leer más sobre estos tipos de gente tóxica os recomiendo este artículo de La mente es Maravillosa en el que yo me he basado para daros mis descripciones.

Hubo un tiempo en mi vida que conseguí rodearme completamente de gente tóxica. Amigas manipuladoras, jefes autoritarios, novio controlador… y lo mejor que he hecho en mi vida es liberarme de todos ellos. Me daba miedo quedarme sola, lo peor que tienen los tóxicos es que consiguen apartarte de todos y de todo, pero una vez limpia empezó a acercarse a mi gente que valía de verdad la pena. Ahora los tóxicos los detecto rápido y les pongo una barrera que no van a poder traspasar. Hay entornos en los que se siguen colando, sobretodo en el laboral, pero estoy aprendiendo a que no me afecten.

Y bueno, vamos a hablar de cocina que es de lo que trata este blog. Conozco muy bien ese país y su cultura porque soy especialista en cultura y política del Magreb. Su cocina me enamora espero que os guste a vosotros también.

Esa es mi versión del cous cous marroquí

 

Cous Cous de coliflor

Ingredientes

  • 1200 gr de ternera para guisar
  • Dos cebollas picadas
  • Dos tomates triturados
  • Un manojo de cilantro picado
  • Dos cucharitas de jengibre
  • Dos cucharitas de ras el hanout
  • Una cucharita de pimienta
  • Una cucharita de cúrcuma
  • sal
  • Una cucharita de canela
  • 1 coliflor grande
  • 4 zanahorias
  • 2 calabacines
  • 2 trozos de calabaza
  • 1 cebolla y media
  • 1 cucharadita de miel cruda
  • Pasas
  • Dátiles
  • Pistachos

Elaboración

  1. En la olla lenta (crock pot o similar) ponemos la carne, cebolla picada, el tomate, cilantro, sal, pimienta, jengibre, azafrán, ras el hanout, cabeza de ajo y agua que cubra todos los ingredientes. Cocinamos durante 8 horas en baja. Apagamos y retiramos la carne, pero dejamos el caldo.
  2. En el mismo caldo que hemos cocinado la carne ponemos todas las verduras, excepto la cebolla, cortadas en trozos grandes y cocinaremos en alta durante tres horas.
  3. En otra olla se prepara la cebolla caramelizada: cebolla en juliana, sal, jengibre, azafrán, pimienta, canela y aceite de oliva se cocina todo hasta que la cebolla este tierna y se le añade la cucharadita de miel y se deja ligar.
  4. Rayamos la coliflor entera. Ponemos una cucharada de aceite en la sartén y salteamos la coliflor, las pasas los dátiles y los pistachos picados. Salamos lo justo y dejamos que el falso cous cous coja color.
  5. Importantísimo en el cous cous es respetar la forma de presentación. Elegimos una fuente grande donde colocamos todos el cous cous de coliflor. Hacemos un agujero en medio y acomodamos la carne y alrededor las verduras. Echamos encima la cebolla caramelizada
  6. Justo antes de servir rociamos con el caldo de cocción todo el plato.

El consejo de Nur

Tradicionalmente el cous cous se come con la mano derecha y siempre compartiendo el mismo plato, no se sirve individualmente. Sé que comer con las manos para mucho es inviable, pero al menos compartid el plato. Es una comida de hermandad, de compañía. El cous cous significa una larga comida y una aún más larga sobremesa acompañada de un té moruno.

No Replies to "Cous cous de coliflor paleo"

    Leave a reply

    Your email address will not be published.

    Positive SSL