Pad thai a mi estilo

cetoacidosis
Cetoacidosis. No, no es lo mismo.
02/11/2018
kale
Chips de col kale con queso vegano
07/11/2018

Os he contado tantas cosas que no sé si hemos hablado alguna vez del viaje que me cambió la vida. Hace unos años, no muchos, me embarqué en una aventura con mochila a través de Thailandia, Laos y Camboya en un verano que me marcó profundamente.

En ese momento no conocía aún al señor que duerme a mi lado y compartí viaje con otra persona que entonces, como yo, buscaba un cambio, una huida (lo que no sabíamos en ese momento es que el cambio principal iba a ser el separar nuestras vidas, pero ahora no viene al caso contarlo). Esa circunstancia, buscar huir de todo y de todos, hizo que decidiéramos hacer un viaje diferente, nos alejáramos de los circuitos de visita tradicionales y acabáramos durmiendo en pueblos y aldeas dónde nosotros eramos mayor atracción para sus habitantes que ellos para nosotros. En ese viaje realmente me perdí, algo que era necesario en mi vida, para volverme a encontrar, y aprendí una frase que desde entonces ha marcado mi vida: "Siempre hay un final feliz, y si no es feliz es que aún no es el final". No hay que entristecerse por los baches del camino, al final, todo saldrá bien.

Como supondréis en ese tiempo de viaje no iba con mucho dinero en el bolsillo, parte de la aventura era la propia supervivencia, así que comí mucho, muchíiisimo en la calle. La comida Thailandesa sigue siendo hoy por hoy mi preferida en el mundo, y eso que ahora no puedo degustarla con tanta libertad por el tema de mis intoleráncias. No hay un país como ese dónde con nada, sepan hacer un todo, sobretodo con su maravilloso Pad Thai. Lo aprendí a cocinar allí y ahora os enseño a vosotros la forma tradicional pero sin cereales. Espero que os guste.

Pad thai a mi estilo

Ingredientes de la receta

  • 3 calabacines medianos
  • 10 langostinos
  • 3 huevos
  • cebollino
  • 1 ajo
  • 100 gr de cacahuetes tostados
  • Salsa tamari sin gluten
  • 1 cucharada de miel
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Chili tostado en polvo
  • Lima

Preparación

Paso 1

Hacemos fideos de calabacín con ayuda de un spiralizer o con una mandolina

Paso 2

Ponemos en una sartén una cucharada de aceite de oliva y calentamos. Echamos el ajo muy picado y sofreimos. Añadimos las gambas y cuando estén doradas retiramos.


Paso 3

Ponemos la salsa de tamari en la misma sartén junto con la cucharada de miel y dejamos que caramelice y se forme una salsa espesa.Bajamos el fuego

Paso 4

Añadimos los fideos de calabacin (previamente escurridos porque habrán soltado agua) y removemos bien para que se empapen de la salsa. Batimos los huevos y los echamos por encima. Removemos para que no se pegue y dejamos que los huevos se cuajen. Retiramos


Paso 5

Espolvoreamos por encima de nuestro pad thai el cebollino, las gambas y el ajo, cacahuetes tostados y picados y chili tostado en polvo a gusto. Se sirve junto a un trozo de lima para exprimir encima antes de comer.


El consejo de Nur

Aunque el pad thai tradicional es el de gambas también lo podéis encontrar de pollo, ternera o verduras, o una combinación de pollo y gambas. La elaboración es exactamente la misma pero el sabor cambia radicalmente. Mi preferido es el de gambas, pero he de decir que el que más cocino es el de pollo porque siempre suelo tener en casa. Si no sois muy amantes de la salsa Tamari podéis substituirla por salsa aminos de coco (es la que suelo tener yo en casa pero como no es tan fácil de comprar he decidido compartiros la receta con la Tamari).

Pásate por la página de servicios y descubre todo lo que puedo hacer por ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Nuria Pons Ximénez
  • Finalidad: poder gestionar todos los comentarios del blog.
  • Legitimación: tu consentimiento para enviarte correos con la newsletter.
  • Destinatarios: tus datos serán guardados por Cubenode, mi proveedor de hosting.
  • Derechos: tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.