¡No tengo sed!

El agua, el principio y el fin de todo.

El agua hizo aparecer la vida, permitió su evolución, el desarrollo de las civilizaciones… sin agua ni tú ni yo estaríamos aquí.

El agua y tú

Aunque la cantidad de agua que contiene nuestro cuerpo varia en función de variables como la edad, el sexo, la cantidad de masa grasa… de forma genérica podemos decir que el 60% del peso corporal de un adulto es agua.

Las reacciones químicas que tienen lugar en los seres vivos se producen en un entorno acuoso, en el que se encuentran disueltas gran cantidad de sustancias.  El agua, además de actuar como disolvente, participa de forma activa como sustrato en gran cantidad de reacciones. También es fundamental en el proceso de absorción de nutrientes en el tubo digestivo, en la absorción renal, en la circulación sanguínea, en la regulación de la temperatura corporal, etc.

Para que entendáis la importancia del agua en nuestro organismo os diré que una reducción del 2% del agua corporal altera la termorregulación y el volumen plasmático; una reducción del 7% puede causar alucinaciones; una deshidratación del 10% puede causar la muerte.

Explícame entonces, ¿Cómo perdemos agua?

Pues el agua se pierde a través de la orina, heces, respiración y sudor y toda esta pérdida de agua debe restaurarse a través de la dieta.

¿Entonces cada vez que sude, orine, defeque… tengo que beber?

No, no es eso. De hecho en casos normales, que no sufran alguna alteración de las que luego comentaremos, la sed va a ser tu mejor indicador. Si tienes sed bebe, pero bebe agua.

Ya, pero sabes que pasa, que yo tengo que obligarme a beber porque nunca tengo sed

Es sorprendentemente un mecanismo tan importante como el de la sed que regula algo imprescindible para la vida humana como es nuestro nivel de agua corporal, esté desapareciendo. No solo te pasa a ti, le pasa a mucha gente y una de las hipótesis más aceptadas es que la pérdida de sed tiene que ver con los hábitos de ingesta de líquido actuales.

Os explico lo más sencillo que pueda a qué me refiero: Como en muchas otras cosas, la sociedad de consumo nos ha hecho mucho más fácil acceder al agua. Tenemos grifos en cualquier rincón, fuentes, botellas de agua. En muchas ocasiones el mayor esfuerzo que tenemos que hacer para beber es abrir la nevera.

En sus orígenes el hombre debía andar grandes distancias para beber y, cuando encontraba una fuente de agua, se saciaba puesto que no sabía cuando iba a volver a beber.  Es decir, el mecanismo de la sed y las circunstancias de su vida, le hacían beber mucha agua en pocas ingestas.

Cuando bebemos existen unos detectores especializados en la parte superior de la garganta que avisan al cerebro de que hemos ingerido agua. Mucho antes de recuperar el agua perdida el cuerpo ya ha decidido que no tiene sed.

Esto significa que, como ahora tenemos la botellita encima de la mesa, al primer trago ya no tenemos sed y por lo tanto dejamos de beber.

Por otra parte tomamos gran cantidad de alimentos cuyo contenido en agua es importante, no solo verduras y frutas, también infusiones, cafés, refrescos…

De acuerdo, beber con sed… pero ¿cómo sé que estoy bebiendo lo suficiente?

  1. Tengo una orina demasiado clara o demasiado oscura
  2. Bebo y seguidamente voy a orinar
  3. Te estás hinchando
  4. Tienes edemas

Pero es que de verdad, no tengo nunca sed

La adipsia es la falta de conciencia general de sed y es una enfermedad que tiene muchas y diferentes causas. Si de verdad crees que estás sufriendo adipsia deberías consultar a tu médico.

Consejos finales

Tu salud, tu piel, tu peso… todo se verá beneficiado con una correcta hidratación. Toma suficiente fruta y verdura, no tomes refrescos, bebe agua, y haz ejercicio, moverte, sudar, hace recuperar la sensación de sed.

Sin embargo… no eres  un pez, no tienes escamas. Deja de llenar esa botella de agua y beber como un loco aún sin necesidad. Estoy cansada de escuchar eso de: me tengo que beber tres botellas como esta… ¿Por qué? ¿Te lo pide tu cuerpo?. A no ser que quieras involucionar hasta el estado de rana, no te encharques, no tiene sentido.

Ahora, levántate y bebe un gran vaso de agua. Salud.

No Replies to "¡No tengo sed!"

    Leave a reply

    Your email address will not be published.

    Información básica sobre protección de datos:

    • Responsable: Nuria Pons Ximénez
    • Finalidad: enviarte una newsletter con las novedades del blog.
    • Legitimación: tu consentimiento para enviarte correos con la newsletter.
    • Destinatarios: tus datos serán guardados por Mailrelay, mi proveedor de email marketing.
    • Derechos: tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.