Codillo en baja con reducción de frutos rojos

La máquina de chocolate

Imaginad por un momento que tenéis una máquina enorme y muy compleja que tiene como objetivo hacer tres tipos de dulces de chocolate: bizcochos, brownies y bolitas de cocochoc. El principal ingrediente que requerimos es cacao puro, con el cual se hace la base de los tres productos. Todo su proceso de fabricación dura aproximadamente 16 horas, y durante este tiempo nuestra máquina está enchufada a la red y por lo tanto está consumiendo energía eléctrica.

Resultado de imagen de hacer pasteles

En la máquina tenemos una abertura principal por la que introducimos los ingredientes. Si solo ponemos cacao puro hace exclusivamente bizcochos, unos 1.000 en todo el proceso. Si además añadimos nueces hace unos 600 bizcochos y 500 brownies, porque optimiza mejor la misma cantidad de cacao, y si además ponemos coco conseguimos 500 bizcochos, 400 brownies y 300 bolas de cocochoc.
Una vez pasadas las dieciséis horas, cuando tenemos nuestros productos terminados y preparados para la venta, no todos van a tener el mismo precio. Los bizcochos, con solo un ingrediente, son bastante más baratos que los brownies y las bolas de cocochoc (estas últimas pueden llegar a venderse tres o cuatro veces más caras).

¿A qué todos tenéis claro que para optimizar el funcionamiento de la máquina y sacar verdaderos beneficios tenéis que poner siempre los tres ingredientes?. No hay que hacer muchas cuentas ni gestionar muchas panaderías, para saber que vamos a gastar la misma energía para hacer 1.000 bizcochos baratos que una combinación de los tres productos que venderemos a un precio mucho mayor. Entonces, ¿por qué no está tan claro que debemos ingerir en todas nuestras comidas el conjunto de los ingredientes necesarios para cubrir las necesidades de nuestro cuerpo?.

Nuestro aparato digestivo es esa gran máquina de chocolate que tarda 16 horas en elaborar tres “productos”: energía, elementos plásticos y elementos reguladores, pero necesita los ingredientes adecuados para ello, verduras-frutas, proteínas y grasas saludables. Si solo se le aporta uno de estos elementos, solo fabricará uno de los productos y el gasto energético será el mismo.
Por esta misma razón debemos tener en cuenta siempre dos premisas:

  1. No podemos estar encendiendo la máquina continuamente, ni alargando el proceso de digestión con nuevas ingestiones. Debemos reducir el número de comidas al día a máximo tres, desayuno, comida y cena, sin ingestiones a medias tardes, medias mañanas…
  2. Para nuestro cuerpo todas las comidas son iguales, llámese desayuno, comida o cena, el cuerpo debe poner en marcha todo el mecanismo necesario para realizar el proceso digestivo y pretende con ello obtener los tres productos. Todos los clichés de que debemos desayunar o que debemos cenar son de carácter social y es importante tomar verduras, proteínas y grasas en todas las ingestas de alimentos.

Si comemos lo suficiente, hasta sentirnos saciados, y con el correcto equilibrio de nutrientes por comida, no pasaremos ningún tipo de hambre, llegaremos con soltura de una comida a otra sin necesidad del continuo picoteo y cubriremos completamente las complejas necesidades de nuestro organismo.

No me quiero alargar más sobre este tema en el post de hoy, hablaremos de horarios y costumbres a la hora de comer más adelante. No solo es alimentarse correctamente, también hay que hacerlo en un horario adecuado y con unas pautas que ayuden a la correcta realización del proceso digestivo. Pero eso ya es otra historia.

Os dije que quería compartir con vosotros algunas recetas Navideñas para sorprender estas fiestas. Esta sin duda lo es, y aunque requiere tiempo de preparación porque vamos a hacerla con la olla lenta o slow cooker, es un plato sencillo y económico, algo importante en estas fechas de consumismo desmedido.

Codillo en baja con reducción de frutos rojos

Ingredientes para cuatro personas

  • 1 codillo grande
  • 1 calabaza cacahuete mediana
  • 1 infusión de frutos rojos
  • 1 cda de Tomillo
  • 1 cda de Albahaca
  • 1 cda de Romero
  • 1 cda de Canela
  • 1 cda de Miel
  • Sal
  • Arándanos
  • Moras
  • Aceite de oliva virgen
  • Leche de coco

Preparación

  1. Lo primero que vamos a hacer es macerar la pieza de codillo, para ello mezclaremos en un bol el tomillo, la albahaca, el romero, la canela, la miel, sal y un chorro generoso de aceite. Con esta mezcla rebozamos la pieza masajeándola bien. Ponemos en la nevera durante mínimo dos horas.
  2. Seguidamente vamos a preparar la calabaza, que nos servirá de acompañamiento pero también de cama en la olla lenta (ya os comenté que es bueno que la carne nunca toque directamente la olla para no secarla demasiado). Introduciremos tres minutos la calabaza en el microondas para ablandar la piel, y una vez retirada y dejándola enfriar un poco, procederemos a pelarla entera. La cortaremos en rodajas y haremos con ella una base en nuestra olla lenta.
  3. Preparamos una infusión muy concentrada de frutos rojos (yo he utilizado una infusión de la marca Lord Nelson y he puesto dos bolsitas para una taza mediana)
  4. Colocamos la pieza de codillo sobre la base de calabaza y echamos por encima la infusión de frutos rojos y un puñado de Arándanos y moras (dejamos algunos para decorar) y programamos la olla ocho horas en lenta.
  5. Una vez transcurrido el tiempo de cocción sacamos nuestra pieza de codillo y colocamos en una bandeja de horno para gratinar. Ponemos unos diez minutos el grill para conseguir un bonito color dorado.
  6. Mientras la pieza se está dorando, en una sartén ponemos el jugo que ha quedado en la olla (solo retiramos la calabaza) y ponemos un chorro de leche de coco. Reducimos
  7. Colocamos la pieza en una fuente, decoramos con frutos rojos y calabaza y servimos en una salsera o similar la salsa reducida.
  8. Comemos con ansiedad que es como se suele comer en Navidades :)

El consejo de Nur

Yo he utilizado un codillo porque es la carne que tenía a mano, pero es una carne de sabor fuerte y quizás no adaptada a todos los gustos. Podéis hacer la misma receta con un cabecero de lomo o una caña de lomo y quedará igual de sabrosa pero más suave al paladar.

No Replies to "Codillo en baja con reducción de frutos rojos"

    Leave a reply

    Your email address will not be published.

    Positive SSL