Autofagia, ayuno y otras cosas con a (no, no es un artículo científico)

Últimamente me han preguntado muchísimo por la autofagia y  si es posible o no provocarla de forma voluntaria mediante los ayunos intermitentes, el ejercicio de alta intensidad y la restricción de los hidratos de carbono. Es decir,  en llano, si se puede conseguir el santo grial de la regeneración celular voluntaria a través de una dieta cetogénica con ayuno y deporte. Mi respuesta… no lo sé, pero hoy os voy a dar información sobre este tema y vais a ser vosotros los que saquéis vuestras propias conclusiones. Yo he sacado las mías pero son tan mías tan mías… que prefiero que cada uno saque las propias.

Para hablar de autofagia lo primero que debo hacer es presentaros a dos señores, Christian de Duve, ganador del premio Nobel de Mediciona en 1974 por descubrir los lisosomas, orgánulos celulares dedicados al reciclaje de las partes dañadas de la célula (la autofagia, o capacidad de comerse a uno mismo) y a  Yoshinori Ohsumi, también ganador del premio Nobel de Medicina pero esta vez en 2016 por sus estudios sobre los mecanismos de la autofagia y la influencia sobre el desarrollo de algunas enfermedades (sus progresos contribuyeron a un mayor entendimiento sobre enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson o la demencia y también cáncer o diabetes).

Sin la autofagia toda la basura biológica de nuestro cuerpo se acumularía como en un estercolero y nos haría enfermar mientras que en un cuerpo en el que el mecanismo de autofagia  funcione de forma óptima se reduce la probabilidad de contraer algunas enfermedades y se prolonga la esperanza de vida.

¿Hasta aquí lo entendemos todo?  Christian de Duve descubrió los lisosomas y les asignó la función de reciclaje y eliminación de residuos biológicos (autofagia), a su vez Yoshinori Oshumi, años más tarde junto a su equipo desveló los genes que regulan la autofagia, y los relacionó  con la aparición o evolución de una serie de enfermedades degenerativas.

La polémica empieza en este punto, ya que la autofagia es un mecanismo natural de regeneración celular  pero determinados estudios realizados  señalan que el proceso se puede inducir de manera natural a través del ayuno, el ejercicio de alta intensidad y la restricción de los hidratos de carbono, ¿por qué? Como señala Marcos Vazquez en una entrevista a Alimente: “Biológicamente, la comida produce la activación de ciertas vías metabólicas (ligadas con el crecimiento y el anabolismo), mientras que el ayuno activa otras rutas (asociadas a la regeneración y al catabolismo)”.

En algunos experimentos  con ratones se ha demostrado que esta activación de la autofagia a través de la restricción alimenticia  es posible, pero aún no se han podido trasladar estos estudios al ser humano. El doctor David Rubinsztein, profesor de neurogenética molecular de la universidad de Cambridge y miembro del Instituto de Investigación de la Demencia de Reino Unido en una entrevista a la BBC señaló: “Por ejemplo, en los ratones, tú ves los efectos del ayuno sobre el cerebro en 24 horas, y en algunas partes de su cuerpo, como en el hígado, mucho más rápido. Pero incluso cuando sabemos que el ayuno es beneficioso, no sabemos cuánto exactamente necesitarían ayunar los humanos para ver esos beneficios. Aún así, ayunar sí estimula la autofagia y los beneficios de ese proceso natural de regeneración han sido demostrados por otros estudios.”

En base a estudios como este han aparecido miles de dietas en el mercado con ayunos que van desde 16 horas, 24 horas, hasta ayunos extremos de 15 días o más. No todo el monte es orégano.

En resumen y sin conclusiones:

  • La autofagia es el sistema de reciclaje celular biológico
  • El sistema de autofagia puede fallar por hábitos de vida, genética, edad… y ello puede provocar enfermedades de caracter neurodegenerativo, cancer o diabetes.
  • Algunos expertos afirman que hábitos como el ayuno intermitente, el ejercicio y la reducción de consumo de carbohidratos estimula la autofagia celular
  • Existen estudios en ratones que avalan esta teoría pero es difícil extrapolar sus resultados a los humanos en cuanto a proporción de beneficios. Lo que sí parece estar claro es que la restricción calórica absoluta temporal estimula la autofagia.

 

Ahora es momento en que vosotros busquéis más información al respecto e intentéis llegar a conclusiones propias. Si queréis más información o estudios sobre la autofagia escribidme a contacto@barrigasana.com y os recomendaré algunas lecturas mucho más científicas que mi texto de hoy.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: BARRIGA SANA, S.L.
  • Finalidad: poder gestionar todos los comentarios del blog.
  • Legitimación: tu consentimiento para poder interactuar contigo en los comentarios.
  • Destinatarios: tus datos serán guardados por Cubenode, proveedor de hosting.
  • Derechos: tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

1
Hola,
¿Quieres ponerte en contacto conmigo por Whatsapp?
Powered by