Alimentación y salud bucodental

donuts con cobertura de chocolate
Donuts (sin gluten, sin cereales, sin lactosa, sin azúcar)
09/05/2018
crema pepino y aguacate
Crema de pepino y aguacate
13/05/2018

Sin duda uno de mis talones de Aquiles en cuanto a salud se refiere han sido los problemas con mi dentadura. Pertenezco a una generación donde el dentista sacaba las muelas casi sin necesidad, dónde la ortodoncia tenía el tamaño de una pequeña nave espacial saliendo de tu boca y en la que el acoso y derribo para que te enjuagaras la boca con fluor estaba a la orden del día. Somos la generación de los dientes manchados por medicamentos, de los empastes de color negro, y de los colmillos torcidos.

Os puedo decir que, de adulta, he pasado cinco años de mi vida con ortodoncia, me he sometido a varios tratamientos para despigmentar unas machas en los incisivos y llevo retenedores fijos internos para evitar que los dientes se me muevan. Voy al dentista mínimo dos veces al año pero durante mucho tiempo lo he estado visitando mensualmente… pues a día de hoy nunca ningún dentista me ha hablado de la relación entre nutrición y salud bucodental.

La nutrición empieza en la boca, no la alimentación, la nutrición… de hecho la digestión empieza en la boca. Masticar, usar correctamente los dientes, es parte de una correcta asimilación de los alimentos. Enfermar nuestros dientes no es solo un problema estético, no es afectar a “nuestra blanca sonrisa”, es un problema que puede derivar en enfermedades como afecciones del páncreas, infecciones graves o incluso problemas cardiovasculares.

Hay mucho que hablar sobre la boca y sobre cómo debemos cuidarla a través de aquello que comemos y yo prometo más información a futuro, pero hoy quería centrarme en los micronutrientes que nos ayudan a tener una dentadura más sana.

 

Calcio

Empecemos por la básica, el calcio. Creo que es por todos conocido que el calcio es beneficioso para los dientes, al igual que el resto de los huesos. Es importante complementarlo con Vitamina D (ya que ayuda a que el calcio se absorba correctamente)

Esto no sorprende, ya que se sabe que el calcio es beneficioso para los dientes. A través del cuerpo, los minerales ayudan a fortalecer los huesos y a brindar una estructura de sostén. En su boca, el calcio ayuda a endurecer su esmalte y fortalecer la mandíbula.

¿Dónde lo encuentro?

Brócoli y salmón son fuentes importantes de calcio. Tomar el sol de forma controlada aumenta nuestra síntesis de vitamina D.

 

Potasio

Al igual que la vitamina D, el potasio mejora la densidad mineral ósea. También trabaja con el magnesio para evitar que la sangre se torne demasiado ácida, lo que puede hacer filtrar el calcio de sus huesos y dientes.

¿Dónde lo encuentro?

Plátano, aguacate, patatal

 

Fósforo

 

El fósforo es el complemento del calcio para fortalecer en general los huesos y los dientes.

¿Dónde lo encuentro?

Es difícil tener una carencia de fósforo porque es un mineral con mucha biodisponibilidad. La tenemos en pescados , semillas, carnes de ternera y de cerdo.

 

Vitamina C

Una de los síntomas que nos hacen sospechar de la carencia de vitamina C es el sangrado de encías. Es una vitamina importante para evitar problemas como la gingivitis y la posible caída de dientes por el reblandecimiento de la encía.

¿Dónde lo encuentro?

Cítricos, pimientos y vegetales de hoja verde

 

Vitamina K

La vitamina K interviene en los procesos de coagulación y cicratización de heridas. Una carencia de vitamina K hará que sangremos de forma más habitual al lavarnos los dientes y que este sangrado perdure más tras el lavado.

¿Dónde lo encuentro?

Hoja verde, espinacas, acelgas, brócoli.

 

Vitamina A

Aunque es una vitamina relacionada con la vista, también ayuda a que las mucosas se encuentren saludables. Uno de los síntomas de falta de vitamina A es la boca seca y la difícil cicatrización de las heridas de carrillos y lengua

¿Dónde lo encuentro?

Frutas de colores fuertes, y anaranjados contienen betacaroteno que nuestro cuerpo es capaz de transformar en vitamina A.

Como veis en nuestro cuerpo todo está relacionado. Es importante una correcta alimentación para mantener una salud bucodental adecuada y es necesaria una salud bucodental adecuada para alimentarnos (y nutrirnos correctamente). Los dientes son mucho más que una sonrisa bonita. Aprendamos a valorarlos.

2 Comments

  1. Irena dice:

    Que tema más interesante… vamos, con la alimentación se consiguen las vitaminas para tener la boca sana, no? Que sorpresa… hehe. Otro caso digno de estudio sería cómo es que tenemos la dentadura mal colocada para que tengamos que llevar ortodoncia… En mi casa des de pequeña he comido una dieta de las de bocatas y pasta (junto con carne y verdura, eso sí) y me quitaron cuatro premolares para que las incisivas se movieran para atrás… en fin, un show. A lo mejor no está relacionado con nada de comer y es sencillamente genético 🙂

    • Barriga Sana dice:

      Es cierto que en la salud bucodental influye mucho la alimentación, no solo gracias a la aportación de micronutrientes como los que describo en el artículo, también por los hábitos alimenticios. El masticar correctamente la comida, por ejemplo, es un hábito que se está perdiendo. Cada vez tenemos productos procesados más blandos y se ponen de moda batidos y zumos que substituyen nuestra forma de comer.
      Sin embargo, no es el único factor, ni el más importante que influye. Hay una parte genética importante (en la calidad de los dientes), enfermedades que influyen en la fortaleza de la dentadura, medicamentos y una correcta higiene… que son factores importantísimos a la hora de hablar de salud dental.
      Un besote guapa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Nuria Pons Ximénez
  • Finalidad: poder gestionar todos los comentarios del blog.
  • Legitimación: tu consentimiento para enviarte correos con la newsletter.
  • Destinatarios: tus datos serán guardados por Cubenode, mi proveedor de hosting.
  • Derechos: tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.