Roscón de reyes paleo (sin gluten, sin lactosa y sin azúcar)

2017
Nuestras doce campanadas
29/12/2017
diabetes tipo 2
¿Por qué de repente soy diabético? La diabetes tipo II para Dummies
05/01/2018

El roscón de reyes es una de esas tradiciones que siempre han pasado de largo por mi vida. Los he visto en casa, en casa de mis amigos, de mi suegra… y creo que AC (antes de la celiaquía) comí un trozo alguna vez, pero sin más. Es de esos dulces tradicionales españoles que a mi no me dicen ni fu ni fa… pero amigos, al que duerme a mi lado le encanta. Yo creo que si por él fuera podría comer roscón de Reyes desde Enero hasta Julio sin cansarse, más ahora cuando los venden rellenos de muchísimas opciones y tiene variedad para probar.

Debido a este motivo, y aún sabiendo que tanto él como la peque comerán roscón tradicional, he decidido experimentar y haceros una versión adaptada a nuestro tipo de alimentación. He de deciros que yo me he inspirado en muchos blogs que he visto en la red porque es un dulce con el que no había hecho nunca antes… está bueno, sabe a roscón (al final el agua de azahar es lo que nos da ese sabor tradicional) pero no nos engañemos, no es exactamente el roscón que ganará el premio anual de Reyes… pero quizás si se lleve un quinto premio (jejejejeje)

El mayor problema de esta receta es el amasado, tenéis que tener paciencia y amasar y amasar unas cuantas veces. Es algo rollo, sí, pero es el secreto del roscón. Otro posible problema es conseguir la elasticidad correcta de la masa. Hay que jugar un poco con los elementos húmedos y secos, por eso yo no soy partidaria de un “todo para dentro” en esta receta, si no que necesitamos ir incorporando los ingredientes de forma paulatina… lo vemos!

Roscón de Reyes Paleo (sin gluten, sin lactosa y sin azucar)

Ingredientes de la receta

  • 130 ml de leche de coco
  • 25 ml Agua de azahar
  • 2 cucharadas grandes de miel cruda
  • 2 huevos
  • 75 gr de Ghee
  • sal
  • Ralladura de naranja
  • 250 gr de almidón de yuca
  • 120 gr de harina de almendras
  • 50 gr de Fécula de patata
  • 1 sobre de levadura de panadero sin gluten
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 clara de huevo
  • Almendras laminadas
  • Naranja para decorar (opcional)

Preparación

Paso 1

Ponemos el almidón de yuca, la harina de almendras, la fécula de patata y la levadura de panadero y mezclamos bien con un tenedor. Deshacemos posibles grumos y dejamos una base uniforme.

Paso 2

Añadimos los huevos y batimos bien ayudados de unas varillas, añadimos el ghee (deshecho pero no caliente) y seguimos batiendo.


Paso 3

Ponemos el agua de azahar, una pizca de sal, la ralladura de naranja la miel y continuamos con las varillas.

Paso 4

En este momento vamos a ir incorporando la leche poco a poco y empezamos a amasar. La cantidad de leche dependerá de como vayamos viendo la textura de nuestra masa. Debe ser algo húmeda y flexible.


Paso 5

Cubriremos con un paño y dejaremos reposar unos veinte minutos y volveremos a amasar diez minutos. Repetiremos por tres veces.

Paso 6

Dejaremos reposar en la nevera toda la noche.


Paso 7

Con la masa obtenida podemos hacer un roscón grande o dos roscones medianos. Colocamos sobre una bandeja de horno cubierta con papel vegetal que habremos pintado con un poco de aceite de oliva.

Paso 8

Damos forma a nuestro roscón o roscones con ayuda de un objeto redondo (yo he usado un aro de emplatar). Escondemos la sorpresa elegida por debajo del roscón para que no se note la marca.


Paso 9

Pintamos nuestros roscones con una clara de huevo y decoramos con almendras laminadas y láminas de naranja. Precalentamos el horno a 250 grados.

Paso 10

Horneamos por unos 15 minutos o hasta que nuestro roscón presente un bonito color dorado.


El consejo de Nur

Si os apetece el roscón relleno vamos a dejar enfriar y abrimos por la mitad. Podemos hacer una falsa nata con la parte sólida de una lata de leche de coco mezclado con una cucharada de miel y batido con unas varillas (recordad que tanto la lata de la leche de coco como las varillas deben estar frías, hay que dejarlas unas horas en la nevera). Si a la misma mezcla anterior, una vez batida, le añadís chocolate del 85% fundido haréis una crema de chocolate. De igual manera podéis hacer un relleno diferenente s si a la nata de coco le ponéis una cucharada de puré de la fruta que queráis (frambuesa, plátano...). Como siempre os digo, el límite es vuestra imaginación.

10 Comments

  1. Mireia dice:

    Buenos días,

    ¿hay algo para sustituir el agua de azahar?
    Gracias

    • Barriga Sana dice:

      Puedes obviarla, pero el sabor característico del roscón de Reyes es gracias al agua de azahar. Si no la pones estará buena, pero no sabrá a roscón.
      Un besote

  2. Ana dice:

    Buenos días , estoy intentando hacer una versión más ceto. Podría sustituir la yuca por más harina de almendras o coco y la fécula de patata por psyllium? Gracias

    • Barriga Sana dice:

      Pues no estoy segura de que consigas la misma textura. La fécula de patata da una consisténcia diferente al pastel y al aumentar la cantidad de harina de almendras o añadir harina de coco lo harás más seco… no lo acabo de ver.

  3. Vir dice:

    Hola, se podría sustituir la harina de almendras o harina de arroz? Y el ghee no sé qué es, se podría sustituir por otra cosa?

    • Barriga Sana dice:

      Puedes probar con harina de almendras aunque la textura será más de bizcocho. El ghee es mantequilla clarificada. Puedes usar mantequilla normal (de buena calidad)

  4. Paula dice:

    Hola, Nur! No encuentro la fécula de patata…se podría sustituir por otro almidón?? Gracias 🙂

  5. Itxu dice:

    Hola! Sustituí el ghee por aceite de coco. Cuando llegue al paso de la leche de coco, antes de añadirla la masa ya estaba muy líquida, no sé porqué, ¿?
    Entonces opté por añadir algo de harina de coco que tiene mucho poder absorbente. Amasé y dejé reposar segun las indicaciones.
    Finalmente me salió una pifia, no subió. Se quedó como un “mazacote” incomible… 🙁
    Alguna idea/recomendación/whatever… please
    Gracias!

    • Barriga Sana dice:

      Jo! Vaya!!! La verdad es que la mantequilla y el aceite de coco no funcionan igual, la mantequilla es sólida a temperatura ambiente mientras que el aceite de coco se vuelve líquida en cuanto se trabaja un poco, además no emulsiona de la misma forma. No sé si ese ha podido ser el problema. He visto que alguna gente me ha compartido la foto y les ha quedado bien pero no sé si han hecho cambios.
      Yo este año no lo he hecho así que tengo poca soltura con la masa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Nuria Pons Ximénez
  • Finalidad: poder gestionar todos los comentarios del blog.
  • Legitimación: tu consentimiento para enviarte correos con la newsletter.
  • Destinatarios: tus datos serán guardados por Cubenode, mi proveedor de hosting.
  • Derechos: tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.