Espagueti de calabacín con crema de aguacate

Me como el calabacín, pero solo si está crudo

Tengo que aclarar desde el principio que éste es un blog de comida sana, que intenta fomentar un estilo de vida saludable. No me interesan las dietas, ni el conteo de calorías o las diferentes modas que se imponen a la hora de perder peso en Hollywood, solo aquellas formas de vida y alimentación que tengan como finalidad la salud del individuo, más allá de una talla de pantalón u otra.

Teniendo en cuenta este factor, una de las formas de vida ligadas a la alimentación que me parece más curiosa y que más me ha sorprendido es la crudivegana.

El crudiveganismo, o raw food, tiene como objetivo que nos alimentemos solo de vegetales que no estén cocinados por encima de 42 grados, lo cual finalmente es sinónimo de estar crudo. Sus ingredientes básicos son las verduras, frutas, hortalizas, raíces, frutos secos, semillas, algas y productos germinados. Eliminamos completamente el origen animal, carnes, pescados, huevos, leche, alimentos procesados, azúcares y cereales.

Como con todas las “tribus alimenticias” es muy fácil caer en la farsa. Yo me considero Paleo, ya hablaremos de eso próximamente, y no salgo a cazar mamuts ni vivo en una cueva del monte. Los crudiveganos no comen solo zanahorias y existe toda una cocina en mayúsculas ligada a este movimiento que sorprendería a cualquiera de vosotros. Yo misma me he visto cautivada por muchos de sus platos y los he incorporado a mi dieta habitual. La combinación de sabores y colores me fascina así como la variedad de vegetales que utilizan, algunos hasta ahora desconocidos para mí. Por otra parte me encanta la capacidad que tienen de mimetizar el sabor de alimentos cocinados o de origen animal, algunos expertos pueden hacerte una hamburguesa de remolacha en la que te plantearías de qué tipo de carne está hecha.

Todo este speech me ha recordado una imagen que vi hace poco por internet y que me hizo mucha gracia. Al final todos queremos tener razón y lo fácil es crear ghettos alimenticios

Yo prefiero nutrirme de todas las forma de alimentación en lugar de juzgar a nadie, por eso hoy me quedo con un plato sencillo pero delicioso, disfrutad de él y sentiros crudiveganos por un día.

Espagueti de calabacín con crema de aguacate

Ingredientes (4 personas)

  • 4 Calabacines medianos
  • 2 Aguacates
  • Leche de coco
  • Piñones
  • Sal
  • Albahaca
  • Pimienta y/o levadura nutricional (opcional)
  • Tomates cherry (opcional)

Preparación

  1. Pelamos completamente el calabacín y usando el spiralli lo convertimos en deliciosos espaguetis verdes.
  2. En una batidora mezclamos los dos aguacates, un chorro de leche de coco, un bote de piñones, sal y unas hojas de albahaca y trituramos. La consistencia no debe ser muy líquida por lo que os recomiendo ir añadiendo la leche de coco poco a poco hasta conseguir la consistencia adecuada.
  3. Mezclamos los espaguetis de calabacín con la salsa cremosa de aguacate y le añadimos aquello que más nos guste o todo a la vez, pimienta, tomates cherry y espolvoreamos con levadura nutricional que es la que nos va a dar el sabor a queso que siempre nos hace falta en una buena pasta.

El consejo de Nur

Uno de los aparatitos nuevos que han aparecido en mi cocina recientemente es un spiralli que utilizo habitualmente para hacerme pasta de todo lo que pasa por mis manos. No deja de ser un sacapuntas gigante que va haciendo filamentos de toda aquella verdura que quieras “pastificar”. Yo tomo mucho espagueti de calabacín, pero admito que en casa le damos un pequeño hervor. En este caso, al ser la receta crudivegana he dejado el calabacín sin cocinar.

2 Replies to "Espagueti de calabacín con crema de aguacate"

  • comment-avatar
    Vanessa Yuste 10/11/2016 (12:21)

    Nur,
    Me ha encantado la receta de spaguetti de calabacín, en cuanto consiga un spiralli me pongo a ello!
    Enhorabuena por el blog y sigue colgando recetas tan originales y saludables!
    Besos

  • comment-avatar
    admin 12/11/2016 (23:14)

    Hola Vanessa!
    Tal y como comentamos en la receta nosotros al calabacín normalmente le damos un hervor, aunque para esta receta lo usemos crudo. Otras verduras que “pastificamos” como la zanahoria o la remolacha, si las dejamos crudas.

Leave a reply

Your email address will not be published.

Positive SSL