Pizzas saludables (y sin gluten)

Hay que acabar el mes de Noviembre dándolo todo que ya llega Diciembre y quiero dedicar las recetas de ese mes a la Navidad (yo era un Grinch antinavideño hasta que llegó la peque, ahora llevo espumillón hasta en el bolso), así que he pensado que no podíamos poner mejor broche final a un mes algo caótico para mi, que premiándonos con uno de mis platos favoritos, Pizza.

Resultado de imagen de Homer simpson pizza gift

No sé que tiene la pizza que nos vuelve locos. Es pasar por delante de un restaurante italiano y que todos nuestros sentidos se pongan al rojo vivo… el olor de la masa cociéndose en el horno es de los más maravillosos que existen (deberían hacer un perfume!), el sabor del  tomate y el queso fundido, la textura crujiente… pero amigos, son venenito puro (harinas refinadas, azúcares…) y en especial para los celiacos como yo, así que ha llegado el momento de recopilar en un solo post (porque yo creo que no os voy a descubrir ninguna receta que no os haya compartido anteriormente en  mis resúmenes de comidas semanales) todos los tipos de pizzas saludables que hacemos en casa. Tenemos una clara favorita, pero eso os lo cuento luego. Ahora empezamos a hornear que voy teniendo hambre

Pizza de base de coliflor

pizza

  • 1 coliflor pequeña
  • 1 huevo
  • 200 gr de queso parmesano rallado
  • Tomate frito
  • 1 pizca de sal
  • Orégano
  • Albahaca
  • Los ingredientes que queramos para nuestra pizza

Lo primero es limpiar bien la coliflor, le quitamos los tallos (ojo, no los tiréis, se puede hacer una crema de coliflor con ellos) y la rallamos (yo lo hago con una picadora pero podéis hacerlo con un rallador de queso). Una vez que tenemos toda la masa de la coliflor rallada, la introducimos en el microondas ocho minutos a máxima potencia. La sacamos del microondas y la ponemos en un paño límpio y la estrujamos bien. Veréis que suelta mucha agua, debe quedarse lo más seca posible para que luego esté crujiente. La ponemos en un bol, le añadimos un huevo, una pizca de sal y 150 gr queso parmesano rallado (el resto lo dejamos a parte), lo mezclamos todo muy bien.

Ponemos papel de horno en la bandeja y pintamos con un poquito de aceite de oliva. Vertemos la masa y le damos la forma y el tamaño que queramos. Introducimos en el horno, precalentado, a 180ºC unos 20 minutos (nuestra base tiene que quedar dorada). Una vez que ha pasado el tiempo, nuestra base de pizza estará dorada, la sacamos del horno, le ponemos por encima tomate frito y los ingredientes que hayamos elegido para nuestra pizza (pollo, panceta, verduras, frutos del mar…) y el resto del queso parmesano. Gratinamos unos  diez minutos, ponemos unas hojas de albahaca y tachan!!!

Pizza de base de brocoli

Es exáctamente igual que la anterior pero con brocoli. El sabor de la masa se nota menos (ya sabéis que la coliflor sabe un poco) pero tiene el problema de que sale verde y eso no a todos los niños les gusta.

Pizza de base de plátano macho

pizza

  • Dos plátanos macho
  • 100 gr de Ghee
  • 200 gr de queso parmesano
  • una cucharada de sal
  • Orégano.
  • Tomate frito casero
  • Los ingredientes de nuestra pizza

Batimos los dos plátanos macho, el ghee, 150 gr de queso parmesano y la sal hasta obtener una masa homogénea. Extendemos en un papel de horno y echamos encima orégano. Horneamos unos 30 minutos o hasta que veamos la base tostada en el horno pre-calentado a 170 grados
Sacamos y ponemos el tomate, más orégano, los toppings que queráis (más ejemplos, carne a la barbacoa, huevo, anchoas) y más queso parmesano . Volvemos a hornear unos  diez minutos  y a comer!

Pizza de base de pollo

  • Unos 100g pechuga de pollo
  • 1 huevo
  • sal
  • Orégano
  • Tomate frito casero
  • 50 gr de queso parmesano
  • Los ingredientes de nuestra pizza

Lo primero es trocear en pedacitos pequeños la pechuga de pollo y  la vamos a poner en la picadora junto al huevo, la sal y el orégano (también lo podemos hacer con la batidora) hasta conseguir una masa fina. Extendemos en un papel de horno de manera que quede lo más fina posible y la ponemos en el horno pre-calentado unos quince minutos a 170 grados. Sacamos y ponemos el tomate, orégano, queso parmesano y los toppings que hayamos elegido (aceitunas, espinacas y atún por ejemplo). Volvemos a hornear unos diez minutos más y a comer.

Pizza de base de calabacín

  • 2 calabacines medianos
  • 1 huevo
  • 200 gr de queso parmesano rallado
  • Tomate frito
  • 1 pizca de sal
  • Orégano

Limpiamos el calabacín y lo rallamos o picamos, lo ponemos en el microondas unos seis minutos a máxima potencia, lo dejamos enfriar un poco para poder manipularlo y lo ponemos en un paño límpio y lo estrujamos bien. Como en el caso de la pizza de coliflor, debemos conseguir que quede lo más seco posible para que luego esté crujiente. Lo ponemos en un bol, le añadimos un huevo, una pizca de sal y 150 gr queso parmesano rallado (el resto lo dejamos a parte), lo mezclamos todo muy bien.

Extendemos en un papel de horno y echamos encima orégano. Horneamos unos 30 minutos o hasta que veamos la base tostada en el horno pre-calentado a 170 grados
Sacamos y ponemos el tomate, más orégano, los toppings y queso parmesano… yummy

Pizza de base de quinoa

  • 100 gr de quinoa
  • Agua
  • Oregano, albahaca
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Tomate frito
  • 50 gr de queso parmesano rallado

Esta pizza tiene dos diferencias fundamentales, necesita cierta preparación previa y no soporta muy bien los elementos húmedos.

Lavamos bien la quinoa (eso significa que la debemos enjuagar un par de veces hasta que deje de soltar espumita) para eliminar las saponinas y la ponemos en remojo un mínimo de tres horas. Escurrimos bien y ponemos en la batidora junto con el orégano, la albahaca y la sal y hacemos una masa uniforme. Pintamos con aceite de oliva un papel de horno y extendemos la masa dándole la forma que queramos y ponemos al horno precalentado unos quince minutos y damos la vuelta a la masa (en este caso necesita hacerse por los dos lados). Dejamos unos cinco minutos más. Sacamos y ponemos los ingredientes, pero en este caso va a ser una pizza especial porque el tomate no puede tocar directamente la base porque la humedece. Ponemos el queso parmesano, encima el tomate y ya los ingredientes que hayamos elegido. Horneamos unos diez minutos más (o hasta que los ingredientes estén hechos) y sacamos.

¿Cuál es nuestra favorita?

Como pizza mi elección está clara, la de plátano macho es mi preferida y la de los habitantes de mi casa. Aguanta bien los elementos húmedos (algo que no pasa con la de quinoa), no aporta ningún sabor (algo que pasa con la de coliflor o la de brocoli) y queda muy crujiente (cuesta más con la de calabacín). La de pollo no está mal tampoco aunque me sigue pareciendo raro usar el pollo de esta forma (manías raras, pero no me gusta manipular tanto el pollo crudo).

Como tosta, para ponerle un poco de parmesano por encima, hornearlo y luego ponerle rúcula, unos trocitos de pollo, cebolla y lo que nos apetezca… sin duda la de quinoa. Queda muy crujiente y funciona muy bien con los brotes verdes.

Como véis hay opciones para todos los gustos, seguro que alguna encaja con vuestro perfil familiar. todo es cuestión de probar!

 

No Replies to "Pizzas saludables (y sin gluten)"

    Leave a reply

    Your email address will not be published.

    Positive SSL