Panellets paleo

En realidad los panellets son un dulce típico en Cataluña y Baleares ligados a la festividad de todos los santos, pero desde hace un tiempo no dejamos de verlos en las pastelerías también en las fiestas de Semana Santa. Su origen es incierto, pero por la elaboración e ingredientes, es muy probable que sea influencia de la cocina árabe. Es un dulce pequeño, compacto, muy calórico y cuya estrella principal son los frutos secos.

Como veréis a continuación, la receta es sencillísima y no ha necesitado apenas adaptarla a nuestro tipo de alimentación, pero no por ello he querido dejar de compartirla con vosotros. Al final  para mí la semana santa sabe, más que a torrijas y a buñuelos, a panellets. Esta es además una receta que podéis compartir con los más pequeños de la casa (ahora que se avecinan nuevas vacaciones escolares) puesto que hacer bolitas es algo sumamente divertido y comer algo que han cocinado ellos mismos les llena de orgullo.

Hoy vamos a elaborar tres tipos diferentes: con piñones, con almendras y con cacao, pero si queréis ser algo más innovadores os dejo algunas pistas para ser los nuevos Dabiz Muñoz en repostería tradicional. Eso sí, sin pasarnos, lo de la deconstrucción de la torrija me sigue pareciendo una salvajada 😉

Espero que los elaboréis, los compartáis y los disfrutéis, eso sí, con cuidado que son como pipas, empiezas con uno y no puedes parar…

 

 

Panellets paleo

Ingredientes

  • 1 boniato grande (unos 300 gr)
  • 2 huevos
  • 2 cdas grandes de miel
  • 300 gr de harina de almendras
  • 1 cda de cacao puro
  • Almendras picadas
  • Piñones
  • Coco rayado

Elaboración

  1. Vamos a prepara la masa de nuestros panellets el día antes. Para ello pelaremos y cortaremos en trozos el boniato y lo herviremos. Cuando esté blando lo retiramos, escurrimos y hacemos con él un puré. Añadimos la miel y los huevos y mezclamos hasta que se encuentren completamente integrados. Una vez hecho esto añadiremos la harina de almendras y volveremos a mezclar hasta obtener una masa homogénea (por supuesto ayudaros de las manos). Tapamos con papel film y guardamos en la nevera mínimo seis horas.
  2. Separamos la masa en dos bloques que uno sea de dos terceras partes de la masa y el otro de una tercera parte. A esta último le añadiremos una cucharada de cacao puro y mezclaremos de nuevo.
  3. Formamos bolitas con nuestra masa y rebozamos de la siguiente manera: Las bolitas de cacao con coco rayado, la mitad de la bolitas de boniato en almendra picada y el resto en piñones.
  4. Colocamos nuestras bolitas en una bandeja sobre papel vegetal y precalentamos el horno a 180 grados.
  5. Batimos un huevo y pintamos con él solamente los panellets de almendra y de piñones. Horneamos unos 15 minutos vigilando continuamente que no se nos quemen, tienen que acabar con un bonito color dorado.
  6. Dejamos enfriar y metemos en la nevera. Siempre se ha dicho que los panellets hay que dejarlos reposar así que es mejor que los comáis al día siguiente... si sois capaces de esperar.

El consejo de Nur

Como en toda la repostería tradicional, con los panellets también nos hemos modernizado y ahora tenemos de muchos sabores. Si queréis darle un toque diferente a una de las masas añadidle rayadura de piel de naranja y una cucharada de zumo de naranja, para rebozar fideos de chocolate negro. También podéis añadir una cucharadita de café a la masa de boniato, mezclar bien, cocinar y al enfriarse cubrir con una capa de chocolate negro... como diría mi amiga Mo, eso es ya de primero de Gordor. Si os apetece jugar más podéis añadir colorantes naturales para hacer panellets de colores. Rojo con polvo de remolacha, verde con spirulina... Espero que os gusten!

No Replies to "Panellets paleo"

    Leave a reply

    Your email address will not be published.