Muffins de falso Ferrero Rocher con frosting de mango y calabaza

Cuando la cocina me importaba casi tanto como las rutinas migratorias de las aves de Doñana, ya seguía el blog de Alma cupcakes. No me interesaba nada hacer sus muffins, pero me encantaba ver las fotos y la combinación de colores que tenían. Hacía (y supongo que hace pero ya no la sigo) cosas tan bonitas que la visitaba solo para embriagarme de sus creaciones y pensaba… nunca seré capaz de hacer algo así.

Sigo sin ser capaz de hacer esas decoraciones (tiempo al tiempo, por fin he usado una manga pastelera sin embadurnar toda mi cocina con el relleno) pero he retomado esa afición por los muffins. ¿Por qué? Bueno, son bocaditos más pequeños, me duran más días que las tartas, a la peque le encantan, son muy sencillos de hacer y son absolutamente versátiles.

Estoy experimentando con muchos sabores (de hecho mientras escribo esto tengo en la nevera una nueva versión que voy a llamar “Muffins de calabaza con sorpresa de chocolate y frosting de cheescake” y que si salen buenos van a pasar a formar parte de este blog), y la verdad es que tengo a mi familia encantada.

pastelitos de chocolate y cremoso de calabaza y mango

Vais a sorprenderos de lo fáciles que son de hacer y, cogiendo el truco a la base, podéis combinar sabores, colores, decoraciones. Las más mañosas seguro que podéis conseguir maravillas, yo me conformo con que mi muffin mantenga una imagen digna.

Poneros el gorro pastelero que empezamos.

Muffins de falso Ferrero Rocher con frostin de mango y calabaza

Ingredientes

  • 2 platanos medianos
  • 2 huevos
  • 2 cucharadas de harina de almendras
  • 1 cucharada de mantequilla de almendras
  • 1 cucharada de cacao puro en polvo
  • 1 cucharada de miel
  • 1 sobre de levadura sin gluten
  • Aceite de coco
  • Compota de mango casera
  • Comporta de calabaza casera
  • 1 Lata de leche de coco
  • Mango y chips de chocolate para decorar

Elaboración

  1. El día de antes ponemos la lata de leche de coco en la nevera
  2. Ponemos en el vaso de la batidora los plátanos, huevos, harina de almendras, levadura sin gluten, el cacao, la miel y la mantequilla de almendras y batimos bien para conseguir una masa homogénea.
  3. Precalentamos el horno a 170º
  4. Pintamos los moldes para los muffins (en mi caso son de silicona) con aceite de coco y vertemos la mezcla anterior.
  5. Horneamos a 170º unos veinte minutos o hasta que al pinchar con un palillo salga completamente límpio. Dejamos enfriar en el mismo horno durante diez minutos para que no se bajen.
  6. Sacamos del horno y dejamos enfriar completamente (recordad que no podemos montar la decoración hasta que esté frío o se desmoronará).
  7. En un bol de cristal ponemos la parte sólida de la leche de coco que tenemos en la nevera. ponemos una cucharada de compota de mango y una cucharada de compota de calabaza (para mi está suficientemente dulce así, pero si es necesario podéis añadir una cucharadita de miel) y batir con las barillas hasta que lo llevemos a punto de nieve.
  8. Ponemos el frosting en una manga pastelera y, con más o menos gracia, decoramos nuestros muffins. Podemos añadir trozos de mango cortados, perlas de cacao puro, frutos secos...
  9. Recordad que estos muffins deben mantenerse en la nevera y aguantan bien unos cuatro o cinco días... No os preocupéis, no tardaréis tanto en comerlos.

El consejo de Nur

Para la fiesta de cumpleaños de la peque hice estos mismos muffins con una variante, en lugar de compota de mango y calabaza les puse compota de frambuesas (ponemos las frambuesas y una cucharada de miel ocho horas en la olla lenta). De esta manera me quedó un frosting rosa, imprescindible en una fiesta de Minnie Mouse, que decoré con frambuesas frescas. Volaron. No digo más.

No Replies to "Muffins de falso Ferrero Rocher con frosting de mango y calabaza"

    Leave a reply

    Your email address will not be published.

    Positive SSL