Una semana diferente (menú paleo viajero)

Y por fin llegó el día en que nos fuimos a visitar a Elena a Génova. Ha sido un fin de semana muy interesante, en el que me he reído hasta llorar con nuestras ocurrencias y que nos ha demostrado que hay muchos posibles planes de aquí al futuro.

Eso sí, como ya sabéis, un viaje trastoca la rutina, y aunque en mi caso, y por mis intolerancias, no me he podido saltar mucho mi forma de comer habitual, si he de admitir que algún exceso he cometido (y que no os contaré aquí por que no viene al caso)

Desayunos

El lunes me salté el desayuno porque no acababa de encontrarme bien, y el resto de días he mantenido la tónica habitual: un desayuno dulce (leche de coco, frutos secos, frutas secas, fresas y shots de chocolate negro) y diferentes combinaciones de verde con proteínas: pulled pork, cabeza de jabalí, frutas (fresas y plátano y mi té chai.

Platos principales 

Tampoco mucho que decir en cuanto a los platos principales. He estado algo tocada del estómago y no cené todos los días y el fin de semana no he hecho fotos a las cosas que he comido (estaba solo disfrutando de la compañía y el viaje).

Como siempre, por orden:

  1. Crema y pastel de puerros, ensalada de canónigos, patatas y chorizo criollo.
  2. Palometa a la plancha, falsa lasaña de jamón de trevelez, ensalada de espinacas y pepinillos
  3. Solomillo de ternera con frutos rojos, huevos nubes y ensalada de rúcula con frutos secos
  4. Ensalada italiana ( brotes verdes, cebolla, zanahoria, parmesano…)

Esos pequeños caprichos

Recibí mi caja de fruta y verdura con un manojo de remolacha y tuve la firme intención de hacer falsas hamburguesas… o falso  hummus y acabó un falso brownie que fue la base del pastel más espectacular de los que he hecho. Base de brownie de remolacha y frutos secos, cobertura de chocolate negro, dulce de leche paleo, helado de coco y fresas. Si queréis emular este pastel compartí su receta hace algún tiempo, la podéis ver aquí (Receta de brownie de remolacha)

Barriga sana viajera

Italia es comida, es sabor, es olor y es mucho más que pasta y pizza. He disfrutado de unos pescados espectaculares (como el bacalao con olivada que tomé en la Forcheta curiosa, una maravillosa ostería en el centro de Génova dónde absolutamente todos los postres están adaptados para celiacos y pude tomarme un buding maravilloso de pera y chocolate negro), grandes ensaladas, maravillosos helados (sin gluten y sin lactosa). Me váis a perdonar, no he hecho ninguna foto porque era un momento para disfrutar con mis amigas, pero quiero compartir con vosotros las tartas de una de las mejores pastelerías de la ciudad, Valy’s bakery)

 

 

 

 

 

 

 

Y con esto os dejo por hoy, tengo que deshacer la maleta y pensar en cenar algo. Os veo de nuevo el miércoles, mientras tanto sed paleo y sed felices.

 

 

No Replies to "Una semana diferente (menú paleo viajero)"

    Leave a reply

    Your email address will not be published.

    Positive SSL