Mis cinco pecados capitales

Pan blanco paleo (sin gluten, sin lactosa)
24/01/2018
Viajes, estudios, eventos y encuentros
28/01/2018
comida basura

Hace un par de semanas me enzarcé en una discusión con uno de esos nutricionistas “influencers” que corren por las redes sociales (ya hablé de ellos la semana pasada) porque publicó un contenido en su instagram que estaba patrocinado por una marca de palomitas al microondas (presentaba su versión saludable, baja en sal y él afirmaba que se iba a hacer una bolsa para ver una serie esa noche en casa).  Tras varios dimes y diretes sobre si era o no cuestión de dinero la visión que él tenía de la nutrición y de  la salud de la gente, acabó diciéndome: “si yo me metiera en tu nevera seguro que encontraría mínimo cinco cosas que tú misma dices que no se deben consumir”.

Así que dicho y hecho me he ido a mi nevera y, para no pecar de hipócrita, como hace él, os voy a contar cinco pecados que encontraríais en mi nevera:

  • Lácteos: ya sabéis que soy intolerante a la lactosa, pero no debo eliminarla completamente de mi dieta para no dejar de generar lactasa. Tras varias meteduras de pata he encontrado el equilibrio sobre lo que puedo comer o no y eso me ha permitido introducir de nuevo algunos lácteos en mi vida: Queso curado, yogur de cabra, kefir, parmesano rayado…
  • Embutido: Compramos el embutido más sano que encontramos, normalmente de la marca Alejandro que es carne, agua y sal, pero aún así la carne procesada no es la más recomendable del mundo y yo soy la primera que os pido que la limitéis en vuestra dieta. Pero no lo voy a negar, en casa siempre hay algo de chorizo, jamón ibérico o de trevelez y alguna cabeza de jabalí.
  • Patatas fritas de bolsa: Están muchísimo más buenas las que os enseñé a hacer yo en en la entrada de la Mcpaleo pero no siempre tengo tiempo o ganas de ponerme a hacerlas, así que recurro también a la opción envasada. Al igual que con el embutido busco la marca menos mala posible, pero no es algo de lo que sentirse orgullosa.
  • Alcohol: Vino y espirituosos. Aunque para nada es una costumbre y no consumo alcohol más que en ocasiones especiales, no voy a negar que cuando salgo con mis amigos me tomo un vino, dos y los que encarten (cada vez encartan menos porque la falta de costumbre hace que se me suba a la cabeza muy rápido).
  • Regaliz: Me encanta el regaliz negro, cuanto más duro y salado mejor, pero no siempre encuentro opciones sin azúcar, y a veces en casa aparece alguna bolsa menos saludable de lo habitual y que voy comiendo lo más lentamente que puedo.

La verdad es que me ha costado hacer esta entrada, pensaba que iba a ser mucho más fácil encontrar mis pequeñas “hipocresias”, pero soy más buena de lo que yo mismo creo.

¿Y vosotros? ¿Cuales son vuestros pecados capitales?

2 Comments

  1. Mariam dice:

    Eres tan auténtica que todos los días me quito el sombrero ante ti y sobre todo doy las gracias de que hayas aparecido en mi vida hace algo más de un año

    En mi casp mís pecados son casi como los tuyos si cambiamos el regaliz por el café. Hasta hice cursos de barista para saber moler el café, poner el agua en su punto justo y usar diferentes cafeteras para los diferentes cafés. Hacer café así es como meditar, quince minutos para un sorbo de café y lo adoro

    • Barriga Sana dice:

      El mismo tiempo hace que te conozco yo a ti y solo puedo decir que me encantaría que me invitaras un día personalmente a tomarme uno de esos maravillosos cafés.
      Besos cielo!

Responder a Mariam Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Nuria Pons Ximénez
  • Finalidad: poder gestionar todos los comentarios del blog.
  • Legitimación: tu consentimiento para enviarte correos con la newsletter.
  • Destinatarios: tus datos serán guardados por Cubenode, mi proveedor de hosting.
  • Derechos: tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.