Migrañas y alimentación, ¿qué hay de cierto?

Siempre que alguien me quiere escuchar le explico la importancia de la alimentación a la hora de prevenir y tratar enfermedades. No estoy diciendo con esto que apoye teorías curativas a base de alimentos, creo en la medicina tradicional, pero sí que una correcta alimentación es un factor muy importante a tener en cuenta para evitar el desarrollo, y apoyar en la posterior curación, de todas las enfermedades conocidas.

Uno de los casos más claros de como la alimentación influye en el desarrollo de una dolencia es la migraña. Yo sufría continuas migrañas, de las que implicaban vómitos, mareos, y dolor intenso, que solo se iba tras un día o dos tumbada en una habitación completamente a oscuras y en silencio. Desde que me diagnosticaron la celiaquía e inicié una dieta sin gluten no he vuelto a sufrir ninguna, ¿por qué? ¿a qué se deben las migrañas? ¿qué alimentos influyen en ellas? Vamos a verlo con más detenimiento

Las migrañas son una de las enfermedades más comunes del mundo (la sufre un 13% de la población), y consisten en un dolor pulsatil que en muchas ocasiones se localiza solo en un punto de la cabeza y que puede ir acompañada de vómitos, malestar general, escalofríos, sudoración, mareos y  sensibilidad a la luz, a los olores y a los sonidos. Tienden a aparecer entre los 10 y los 45 años, pueden ser hereditarias y se presentan con más frecuencia en las mujeres que en los hombres.

Pese a la cantidad de personas afectadas la migraña sigue siendo una gran incógnita para la medicina actual. Se sabe que esta causada por una actividad cerebral anormal, lo cual puede desencadenarse por muchos factores, sin embargo, la cadena exacta de hechos sigue sin aclararse. A pesar de ello, lo que la comunidad científica tiene absolutamente comprobado es que hay una relación clara entre alimentación y migraña. De esta forma pueden desencadenar migrañas,entre otros, los siguientes factores

  1. Alimentos y Bebidas: Muchas personas experimentan migrañas cuando comen ciertos alimentos, especialmente: trigo, lácteos, azúcar, conservadores artificiales o aditivos químicos, carnes procesadas o curadas, alcohol (especialmente  vino tinto y cerveza), aspartamo,  cafeína y MSG. La cafeína también puede desencadenar un ataque – y también  el exceso de frutos secos. Así mismo los alimentos procesados contienen elementos saborizantes, texturizantes y conservantes que potencian la aparición de migrañas.
  2. Alergias: Incluyendo las alergias alimentarias y sensibilidades alimentarias y químicas
  3. Deshidratación y/o hambre: Periodos largos sin ingerir alimentos o sin beber pueden desarrollar el inicio de la migraña

Conozco muchos casos de personas que han iniciado una dieta de carácter evolutivo (paleo sobretodo) que se han olvidado de que un día sufrieron migrañas.  Es por ello que mi recomendación, si sufrís migrañas, es que probéis durante 30 días una dieta que cumpla las siguientes premisas:

  • No incluya ningún alimento que contenga gluten o trazas
  • No contenga alimentos procesados de ningún tipo y sí producto local, fresco y de proximidad. Carnes mejor de pasto, verduras mejor ecológicas
  • Elimine cualquier tipo de azúcar y también endulzantes como el aspartamo o el xilitol

Os aseguro que vais a notar un cambio increíble en el desarrollo de vuestras migrañas, olvidando por completo que las sufríais. En mi caso, en el que esta enfermedad me expulsaba del mundo real uno o dos días al mes, la vuelta atrás es imposible e impensable.

Si pasados los treinta días comenzáis a introducir alguno de los alimentos restringidos, hacedlo de forma paulatina y observad vuestras reacciones. Apuesto con vosotros que, al mismo tiempo que vuelvan determinados alimentos a vuestra vida, volverán las migrañas. No hay duda, la alimentación también alimenta esta enfermedad.

Probadlo y contadme.

 

 

 

No Replies to "Migrañas y alimentación, ¿qué hay de cierto?"

    Leave a reply

    Your email address will not be published.

    Positive SSL